Pronatel publica requisitos para contratar al operador de la red dorsal de Perú

Esta vez con todas las cartas sobre la mesa, el Programa Nacional de Telecomunicaciones (Pronatel) de Perú comenzó el proceso para contratar a un operador temporal de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica (RDNFO).

La institución publicó los términos de referencia para la elección de este operador, el cual se encargará de garantizar la operatividad, funcionamiento y prestación de los servicios ofrecidos por la red dorsal.

Para el 13 de abril de este año, Pronatel prevé seleccionar al mejor postor para esta tarea. De acuerdo con el cronograma del proceso, en los siguientes días se atenderán consultas acerca de la adjudicación y el 11 de abril las empresas interesadas presentarán sus ofertas.

Los objetivos que deberá cumplir el operador provisional de la RDNFO incluyen brindar servicios al portador, las facilidades complementarias y prestaciones adicionales de la red; así como planear y ejecutar labores de mantenimiento preventivo, predictivo y correctivo de los bienes y la infraestructura.

Además, elaborar un programa para cumplir con los parámetros técnicos de calidad de servicio; garantizar los accesos a Internet para el Centro de Operaciones de Red en Huachipa y Trujillo; e implementar mecanismos para monitorear el tráfico proveniente de las instituciones públicas de la Rednace.

También lee: Perú termina contrato de red dorsal con Azteca: ¿cómo evitar el naufragio de una red subutilizada?

El operador provisional sólo podrá hacerse cargo de la RDNFO hasta máximo el 14 de enero de 2025, es decir, por un periodo de casi tres años, como lo establecen las condiciones del proyecto de la red dorsal.

Para ser tomados en cuenta por Pronatel, los postores deben acreditar un monto facturado acumulado equivalente al valor de lo ofertado en el proceso de contratación, por la contratación de servicios, durante los últimos ocho años previos.

También deben probar que cuentan con experiencia, en servicios iguales o similares a los que presta la RDNFO, en al menos nueve regiones del país: tres de la zona norte, tres del centro y otras tres de la zona sur.

Los términos de referencia del concurso detallan, asimismo, que el contratista de la red dorsal de fibra tendrá que contar con personal clave para la operación y mantenimiento del proyecto, como un gerente de Operaciones, un coordinador NOC y un coordinador de Planta Externa.

A finales de febrero, Pronatel adelantó que estaba diseñando las condiciones para contratar a un proveedor provisional para la red dorsal de fibra óptica, luego de que en enero el anterior contratista, Azteca Comunicaciones, dejó oficialmente el proyecto.

Tras la salida de Azteca, Pronatel tuvo que asumir temporalmente la operación de la RDNFO, debido a que no pudo concretar la selección de una empresa para la labor. El año pasado, la institución abrió una convocatoria para recibir propuestas de posibles contratistas.

Sin embargo, el proceso resultó fallido: no despertó suficiente interés en el sector privado, no se transparentaron los requisitos solicitados y hubo molestia general respecto al retraso en el que se encuentra la asignación de la red dorsal.

También lee: Así entregó Azteca la red dorsal de fibra óptica de Perú

La RDNFO cuenta con 13 mil 636 kilómetros de fibra óptica en todo el país, a través de los cuales brinda el servicio portador de banda ancha a proveedores comerciales. El problema de la red dorsal es que, pese a su robusta infraestructura, no ha logrado ser rentable y eficiente para el Estado ni para su anterior contratista, Azteca.

Hasta la fecha, el proyecto sólo tiene 20 clientes. De acuerdo con datos del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, únicamente se aprovecha el 3.2 por ciento de la capacidad de la red y los ingresos obtenidos cubren apenas el 7.7 por ciento de los costos de operación.

Además del aspecto económico y financiero, la red dorsal no ha cumplido con el objetivo social para el cual fue creada: masificar el acceso a los servicios de banda ancha en Perú y abonar al cierre de la brecha digital. Por eso, la asignación temporal del proyecto es de vital importancia para mantener esta valiosa infraestructura mientras el gobierno se ocupa de diseñar un plan para rescatarla.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies