Para que un usuario pueda acceder a servicios 5G necesita dos cosas básicas: la primera es que existan redes de quinta generación, pero también terminales móviles con capacidad de conectarse a ellas. 

El año 2022 será aquél que aprovechen los fabricantes de teléfonos para introducir capacidades de conectividad 5G en las gamas medias y medias altas. Ello hará que el acceso a la nueva generación de redes y a los dispositivos sea más democrático, pues no sólo los teléfonos de gama alta y de súper lujo tendrán la capacidad de conectarse a las nuevas redes súper veloces. 

En 2021 ya vivimos algunos lanzamientos de smartphones accesibles con capacidades 5G, por ejemplo el Motorola Moto G50 que tiene un precio de alrededor de 290 dólares, el Poco M3 Pro 5G que ronda los 207 dólares, el Realme 8 5G que cuesta 260 dólares, o el Samsung Galaxy A22 5G que requiere desembolsar cerca de 290 dólares.

Hay que recordar que los fabricantes de smartphones también entrarán en la carrera o batalla por 5G, pues en la medida que existan redes disponibles, las marcas que tengan más opciones 5G en el mercado se llevarán la rebanada más grande del pastel latinoamericano. 

Por ejemplo, Samsung y Apple han apostado por teléfonos de gama alta y ultra lujo para dotarlos de capacidad 5G. Ambas marcas, la primera surcoreana y la segunda estadounidense, comienzan a perder participación de mercado frente a las firmas chinas que apuestan a teléfonos de alta calidad y tecnología a precios asequibles. 

Xiaomi y Vivo se convertirán en las marcas que desplacen en primera instancia a Apple en participación de mercado en 2022, pues ya le pisan los talones al tercer trimestre de 2021. En esta carrera Samsung tiene 20.2 por ciento, Apple 14.2, Xiaomi 13, Vivo 10.5 y Oppo 9.8 por ciento. 

Habrá que poner especial atención también en la marca Honor, que se independizó de Huawei y que ya regresó los servicios de Google a sus dispositivos tras el bloqueo, situación que complicó el mercado de teléfonos a Huawei. 

Sin embargo, será difícil regresar al dinamismo en el mercado de teléfonos inteligentes que había antes de la pandemia, pues 2022 aún padecerá de la falta de suministro de chips y componentes, sobre todo para la región latinoamericana donde las redes 5G son incipientes. Evidentemente, los fabricantes y los operadores preferirán dar prioridad al lanzamiento de teléfonos 5G en los mercados donde ya existen redes comerciales. 

Lo anterior no quiere decir que no veremos smartphones 5G en la región; de hecho, a pesar de que no haya redes comerciales de quinta generación en algunos países, los fabricantes de teléfonos comenzarán con sus lanzamientos como ocurrió con el Honor 50 en México, a pesar de que no hay una red 5G comercial en el país. 

Algunos usuarios estarán listos, gracias a los fabricantes de teléfonos, con dispositivos 5G habilitados, pues tendrán la opción de invertir en un dispositivo con capacidad para que cuando lleguen las redes comerciales no tengan que hacer un nuevo gasto. 

El 2022 será un año de más lanzamientos de teléfonos 5G en los países latinoamericanos para apresurar la adopción de nuevos servicios que surgirán a partir del desarrollo de las redes de quinta generación.