Predicciones DPL 2024 | Perú: el eterno desafío de cerrar la brecha digital urbano-rural

Tras el cisma que experimentó el país en diciembre de 2022, que incluyó la destitución del presidente Pedro Castillo y la promoción de la vicepresidenta Dina Boluarte como su sucesora por parte del Congreso, el segundo año del nuevo gobierno luce mucho más estable que el anterior. 

Una vez que ha animado el descontento social que emergió tras el derrocamiento y el enroque en el gobierno, en 2024 Boluarte podrá enfocarse en atender las cuestiones fundamentales que aquejan al país sudamericano: además de resolver la recesión económica en que está inmerso, en materia digital, la tarea prioritaria del aparato gubernamental es acortar la brecha digital, sobre todo mediante la expansión de la infraestructura de conectividad en las zonas rurales, para conectar a los 3 millones de peruanos que aún están desconectados.

Para lograr este objetivo, el gobierno peruano echará mano de las instituciones, programas y proyectos que tiene bajo su control. Así, es un hecho que continuará el despliegue de los proyectos regionales de banda ancha a cargo del Programa Nacional de Telecomunicaciones (Pronatel), que hasta ahora ha tenido un avance paulatino. 

En cuanto a la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica (RDNFO), que en la actualidad tiene a su cargo, francamente no se vislumbra una solución a corto plazo. 

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) canceló el contrato con Azteca en 2021 y desde entonces no ha podido encontrar un operador temporal, por lo que no parece plausible que esa cuestión pueda resolverse en 2024.

Ante esa limitación del Estado, la otra vía que se revela como posible para continuar cerrando la brecha digital urbano-rural es la colaboración entre la iniciativa privada y la banca multilateral. 

Aquí es donde emerge Internet para Todos, el proyecto insignia de Telefónica junto con BID Invest, Meta y el banco de desarrollo de América Latina-CAF, que a cuatro años de su lanzamiento presume haber conectado a 3.3 millones de personas de más de 16 mil localidades rurales de la costa, la sierra y la selva. 

Así que, ya sea por la vía pública o privada, o la colaboración entre ambas, mediante la asociación público-privada, el desafío peruano perenne es ese, desde que salió de la dictadura de Fujimori y la posterior liberalización del mercado de telecomunicaciones en el transcurso de las próximas tres décadas: sortear las complejidades orográficas y la inestabilidad política, para incluir a todos sus habitantes, tanto aquellos de zonas urbanas como los de las rurales, en el mundo digital que abre a una serie de posibilidades ilimitadas.

dplnews prediccionessegundaparte pb261223

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies