Argentina iniciará 2023 con el desafío de poner a disposición de interesados espectro compatible con 5G; promete hacerlo en el primer trimestre. El reto se propone como el más relevante para un país que trabaja en mejorar los niveles de conectividad pero, producto de sus dificultades, no será el único. 

Los operadores piden a gritos una agenda de largo plazo y reglas más favorables para la inversión en un contexto de inflación récord y problemas de divisas. La fibra óptica representa menos de 21 por ciento de los accesos a banda ancha fija en el país.

El presidente del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Claudio Ambrosini, dio detalles del proceso: se hará antes de marzo, al menos esa es la idea inicial, y estarán involucrados tres bloques de 100 MHz en la banda de 3.5 GHz

El gobierno evalúa si sumará a la puja espectro remanente en 4G —lo asignará “en simultáneo o después”— y cuál será el foco de la subasta, si se concentrará en recaudar dinero o en compromisos de cobertura, un concepto ya aceptado como buena práctica en todo el mundo, pero que choca de frente con la necesidad de ingresos de dólares que tiene el país.

El contexto está marcado por la puja entre el gobierno y los privados tras la puesta en vigencia del decreto 690, que desde agosto de 2020 aplica límites a los aumentos de tarifas a las compañías de telecomunicaciones y obliga a los proveedores a ofrecer prestaciones básicas universales a precios predefinidos. La decisión fue tomada en el marco de la pandemia pero aún permanece, aunque con un impacto limitado porque un buen número de operadores logró libertad tarifaria luego de que la justicia les diera la razón en sus pedidos de amparo por considerar que la normativa es inconstitucional.

La definición de ese conflicto podrá ser determinante en el resultado de la subasta, aunque en palabras de Ambrosini a DPL News es “improbable” que el tema se resuelva antes de que inicie formalmente el proceso. 

En el mercado, solo Personal (Telecom) ya presenta su despliegue de 5G non-standalone utilizando espectro previamente otorgado en la banda de 2.6 GHz; llegará a 170 antenas de ese tipo para fin de año mientras trabaja en contar con un core full 5G para 2024.

Argentina también deberá definir en 2023 qué uso le dará a la banda de 6 GHz, o bien determinar si mantiene el enfoque balanceado que se planteó en la consulta pública o la modifica. Adicionalmente, se verán materializadas nuevas políticas prometidas a favor de la Economía del Conocimiento, secretaría a cargo de Ariel Sujarchuk, quien depende directamente del Ministerio de Economía.

Por último, así como el cambio de autoridades fue moneda corriente en el gobierno de Alberto Fernández y eso impactó constantemente al sector en 2022, las elecciones presidenciales de octubre próximo obligarán a pensar en el destino de las TIC en el país si el oficialismo mantiene o pierde las elecciones ante una oposición que en distintos eventos se propuso como una alternativa que ofrecerá mayor apertura para el sector.

Lee todas las predicciones 2023 realizadas por el equipo de DPL News aquí.