Por qué no es buena idea desconectar a Rusia de Internet

Ucrania quiere desconectar a Rusia de Internet para aislar aún más a su invasor.

En un movimiento desesperado, el viceprimer ministro y ministro de Transformación Digital de Ucrania, Mykhailo Fedorov, envió una carta a la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN) para pedir cerrar de forma temporal los servidores raíz DNS en Rusia y se retiren los dominios rusos como .ru, .рф y .su.

Además, envió una solicitud al Centro de Coordinación de redes IP europeas (RIPE NCC), que es el registro regional de Internet, para solicitar retirar el derecho a usar todas las direcciones IPv4 e IPv6 de los miembros rusos.

En la carta, el funcionario ucraniano justifica su petición argumentando que los “crímenes atroces de Rusia han sido posibles principalmente debido a la maquinaria de propaganda rusa que utiliza sitios web que difunden continuamente desinformación, discursos de odio, promueven la violencia y ocultan la verdad sobre la guerra en Ucrania”. 

Desconectar a Rusia de Internet sería contraproducente

Las consecuencias de desconectar dominios y servidores clave en Rusia tendría un efecto poco favorecedor para los ciudadanos rusos.

“La solicitud de Ucrania de cerrar los servidores de nombres raíz dentro de Rusia haría que la conectividad fuera irregular para muchos usuarios rusos, pero en su mayoría para personas normales, no para usuarios gubernamentales o militares”, explicó en Twitter Bill Woodcock, director Ejecutivo de la firma sin fines de lucro Packet Clearing House.

Explicó que estas acciones pondrían en riesgo los datos y contraseñas de los ciudadanos rusos haciéndolos más vulnerables a los ciberataques. Además, los dejaría aislados de “noticias y perspectivas internacionales, con acceso sólo a lo que el gobierno ruso decide decirles”.

Según Woodcock, si esto sucede sería un precedente para que otros países, además de China y Rusia, “se separen de la Internet de consenso común que nos permite a todos hablar entre nosotros”.

RuNet, un Internet moldeado por Putin

El firewall de China es un gran ejemplo de cómo un país puede alejarse completamente del estándar usado en todo el mundo, para crear su propio ecosistema digital que es ampliamente dirigido y censurado por el Estado.

Rusia también tiene su propia red llamada RuNet, con sitios web y aplicaciones muy similares a Facebook, Google y otras hechas por desarrolladores locales. En 2019, entró en vigor la “ley de Internet soberana”, que permite que el gobierno pueda apagar las conexiones a Internet dentro de Rusia, sin la necesidad de que exista una situación de emergencia.

Asimismo, esta ley le da el poder al Ministerio de Telecomunicaciones (Roskomnadzor) de  bloquear cualquier contenido de Internet que considere sospechoso sin autorización judicial ni el aviso a los proveedores de telecomunicaciones.
La administración de Vladimir Putin ha estado practicando para desconectarse de los servidores extranjeros desde hace tiempo. Con el conflicto en Ucrania en curso, parece que ha llegado el momento ideal para que Rusia proteja sus sistemas de ataques externos y corte completamente sus conexiones con la web mundial.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies