Perú tendrá nuevo operador de la red dorsal el próximo mes: este será su perfil

El Programa Nacional de Telecomunicaciones (Pronatel) de Perú espera que la tercera sea la vencida y por fin determinar en los primeros días de julio quién será el operador provisional de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica (RDNFO), después de dos convocatorias infructuosas.

La institución dio a conocer los nuevos términos de referencia y el perfil que deberán cumplir los postores interesados en el proyecto. Hizo algunas modificaciones a los requisitos previos en busca de que la licitación sea más atractiva para el mercado, pues en el último proceso de asignación ninguna sociedad cumplió las especificaciones.

Para calificar a la contratación, la empresa o consorcio postulante debe acreditar un nivel de experiencia en proyectos de telecomunicaciones con servicios iguales o similares a los de la red dorsal en mínimo nueve regiones de las 26 que componen al país

Además, tendrá que estar inscrito en el Registro Público de Servicios de Telecomunicaciones; acreditar un monto facturado acumulado que equivalga al monto del valor ofertado en el proyecto; así como contar con personal con capacidades técnicas y profesionales específicas.

Te recomendamos: Perú no logra contratar un operador de la red dorsal: nadie cumplió los requisitos

De acuerdo con el nuevo cronograma de la convocatoria, tras haber publicado los cambios a los términos de referencia y las condiciones actualizadas, el Pronatel recibirá consultas acerca de estos aspectos hasta el 17 de junio; luego, las resolverá hasta el 22 de este mes; la presentación de las ofertas se llevará a cabo el 4 de julio y finalmente elegirá a la oferta ganadora el 7 de julio.

Contratar a un operador temporal para la RDNFO permitirá garantizar la operación y el mantenimiento de este proyecto de conectividad, cuya infraestructura abarca 13 mil 636 kilómetros de fibra óptica en todo el país para brindar servicio portador de banda ancha, conectando a 22 capitales de región, 180 capitales de provincia y 136 localidades.

Las actividades que realizará la empresa que resulte asignataria de la red dorsal serán garantizar la prestación del servicio portador de banda ancha; supervisar los bienes y la infraestructura; hacer pruebas anuales de resiliencia; solucionar reportes de alarmas y gestionar fallas; brindar soporte correctivo y preventivo; asegurar el stock de repuestos necesarios; al igual que monitorear y recopilar datos sobre el funcionamiento de la red.

Actualmente, la red dorsal de fibra óptica sólo brinda servicios a 19 empresas de telecomunicaciones por una capacidad aproximada de 29 Gbps. Aunque cuenta con una valiosa infraestructura, se encuentra subutilizada. El Ministerio de Transportes y Comunicaciones estima que sólo se aprovecha alrededor de 3.6 por ciento de su capacidad instalada.

También lee: Perú termina contrato de red dorsal con Azteca: ¿cómo evitar el naufragio de una red subutilizada?

En enero de este año, Azteca Comunicaciones abandonó oficialmente la titularidad del proyecto; la compañía de origen mexicano ya no quería continuar a bordo debido a que para ella no presentaba un caso de negocios.

La red no ha presentado los resultados esperados para favorecer la expansión de la banda ancha y el cierre de la brecha digital, ya que el principal obstáculo ha sido que opera bajo un modelo desfasado que no responde a la realidad del mercado. Fue creada en 2014 para brindar servicios mayoristas, pero al poco tiempo los operadores comenzaron a instalar su propia infraestructura y la RDNFO se quedó sin clientes.

El MTC formó en los últimos meses un grupo de trabajo para cambiar el modelo de operación de la red dorsal y permitir que este proyecto de conectividad despegue. Mientras eso sucede, debe encontrar a un operador provisional que mantenga a flote la infraestructura y los servicios de portador de banda ancha.