miércoles, septiembre 28, 2022
HomeTRANSFORMACIÓN DIGITALCriptoPanamá | Criptomonedas, un reto para investigar al crimen organizado

Panamá | Criptomonedas, un reto para investigar al crimen organizado

Golpear las finanzas de las estructuras delincuenciales ha sido la estrategia para estrangular su funcionamiento. No obstante, la existencia de criptomonedas totalmente anónimas significa un desafío moderno para las autoridades

La Estrella de Panamá, Adelita Coriat

El delito de trata de personas difícilmente se observa como parte del esquema del crimen organizado, sino como un delito que la justicia ha catalogado entre víctima y victimario, sin ir más lejos, a pesar de que es el segundo negocio ilícito más redituable en el mundo después del tráfico de armas.

Así lo explicó Héctor Pérez Rivera, coordinador de la Clínica de Interés Público contra la Trata de Personas del Instituto Tecnológico Autónomo de México (Itam), durante su intervención en el foro Mundial de Cumplimiento (World Compliance Forum-Latam) celebrado en Panamá al abordar el tema de trata de personas y tráfico de migrantes.

En este escenario se discutieron los factores que obstaculizan la labor de las autoridades para llevar a la justicia a los cabecillas de las organizaciones. Una de ellas es identificar sus bienes y decomisarlos. El problema es que la modernidad ha trastocado la investigación porque muchas organizaciones se refugian en las criptomonedas.

Averiguar las finanzas de los tratantes resulta todo un reto porque son operaciones pequeñas, en goteo, que no se registran en cuentas bancarias o a nombre de los explotadores, pero que al sumarlas reflejan cifras importantes. También se han refugiado en las criptomonedas, donde prima el anonimato y por ende, la dificultad de seguir el rastro.

Identificar la pista del dinero en el ciberespacio es aún mucho más complicado. Se requiere de personal experto que en muchos países escasea. Es parte de la tecnología moderna que emplea la delincuencia frente a la capacidad del estado. En este sentido, “culpar a la tecnología de lo que hace el crimen organizado, o del uso del bitcoin, no sirve”, recalca Pérez. De acuerdo al panelista hace falta verlo desde la perspectiva público-privada para entender la tecnología.

La primera acción para desmantelar al crimen es partir de una premisa pronunciada por Mauricio Veira, director, cátedra comercio ilícito transnacional: “Los Estados son los principales actores que propician o inhiben la conducta de la criminalidad”. Esto se traduce en qué tan eficiente es el sistema democrático del país, si detecta y combate el blanqueo o qué tanta corrupción reina.

Consulta más información aquí.

DPL News
DPL Newshttps://dplnews.com/
Digital Policy & Law es una empresa especializada en el análisis estratégico de las políticas públicas de telecomunicaciones, TIC y economía digital.

Publicidad

LEER DESPUÉS