Ler em português

El principal pedido de los grandes operadores de Brasil, representados por Conexis Brasil Digital en la consulta pública sobre la revisión del Plan General de Metas de Competencia (PGMC), se refiere a la flexibilidad regulatoria en el sector de las telecomunicaciones. Esto se debe a que la competencia con los servicios over-the-top (OTT) sería desleal.

Conexis dice que el crecimiento de los servicios a través de empresas OTT, como WhatsApp, ha cambiado la dinámica del sector, impactando en el mercado de voz, mensajería y video tradicional, “que sobrevive con una fuerte desventaja competitiva derivada del exceso de regulaciones y obligaciones en fuerza”.

Según la asociación, una asimetría importante entre los sectores es que las empresas OTT no cumplen con las regulaciones de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), no tienen metas de calidad, ni están sujetas a impuestos que impacten el servicio tradicional. En este caso, la sugerencia de la entidad es, en lugar de regular el mercado OTT, flexibilizar las reglas de los operadores de telecomunicaciones.

La entidad también presentó una posición de los operadores en Europa, que piden a las autoridades hacer un esfuerzo para reequilibrar los mercados. Dicen que “la gran y creciente parte del tráfico de la red es generada y monetizada por las grandes plataformas tecnológicas, pero requiere una inversión continua e intensiva en la red y en la planificación por parte del sector de las telecomunicaciones”.

Por tanto, el modelo actual sólo puede ser sostenible si las plataformas contribuyen a los costes de la red. Conexis afirma que esto podría suceder mediante el reparto de costos de infraestructura o por medio de una remuneración que pagarán los OTT a los proveedores de servicios de conexión a Internet por el tráfico generado en la red.

Conexis Brasil Digital representa a los operadores Algar Telecom, Claro, Oi, Sercomtel, TIM y Vivo.

TIM

TIM también contribuyó a la consulta pública de forma individual. Además de defender la flexibilidad regulatoria en el sector de las telecomunicaciones, el operador llamó la atención sobre el tema del 5G y la neutralidad de la red, afirmando que la “funcionalidad de segmentación de la red garantiza esa atribución, que, por su definición, nunca puede ser neutral”, y que la Anatel debe hablar para garantizar que la neutralidad de la red, tal como se entiende hoy, no obstaculice el desarrollo de 5G.

Te puede interesar: Neutralidad de la red en Colombia: la CRC no ve necesidad de cambios

La empresa también pidió que cualquier regulación sobre el mercado secundario del espectro “no subvierta la lógica de utilizar radiofrecuencias de manera primaria”; opinó que la Anatel debe dar un tratamiento específico al mercado de redes neutras en el nuevo PGMC y al mercado de torres, ya que “el PGMC debe observar el poder de mercado en toda la cadena del sector de las telecomunicaciones”.

Otro tema defendido es que se actualice la definición de pequeños proveedores (PPP, por sus siglas en inglés). Actualmente, los PPP son proveedores que tienen hasta un 5 por ciento del mercado nacional. TIM solicita que se considere el mercado geográfico en el que operan estas empresas. “Considerando que, actualmente, el 5 por ciento del mercado nacional equivale a millones de usuarios, no tiene sentido, desde el punto de vista competitivo, que una empresa sea considerada PPP cuando todos sus usuarios están concentrados en un mismo municipio, por ejemplo, dado que, en esta región específica, su desempeño es relevante”.

Finalmente, TIM señala que, ante la transformación de una serie de gravámenes en compromisos de inversión, como fue el caso de la subasta 5G, “es fundamental que dichas inversiones se realicen no sólo siguiendo los lineamientos del Ejecutivo Federal”.

El operador dice que es necesario considerar requisitos de priorización, para que los recursos de los fondos sectoriales se destinen a iniciativas que mejoren y amplíen la conectividad en las localidades, y de coordinación, para que la “infraestructura se implemente de manera organizada según una lógica de compartir, con control de precios orientado a costos y observabilidad de la replicabilidad”.