Ofcom analiza el alcance de la independencia de Openreach respecto a BT

El organismo prepara su segundo monitoreo anual para revisar si se están alcanzando los compromisos de la separación.

A casi tres años de que la Oficina de las Comunicaciones (Ofcom) ordenara la separación legal de Openreach, como una unidad independiente a British Telecom (BT), el regulador británico abrió una consulta pública de un mes para analizar cuál ha sido el alcance de esta medida en el último año, el efecto sobre los clientes y en el despliegue de redes fibra más veloces.

En este verano, Ofcom publicará su segundo informe anual de monitoreo respecto a la relación entre BT y Openreach, donde determinará si la segunda ha cumplido de manera efectiva al tratar a todos los clientes por igual, así como al priorizar estrategias operativas y financieras.

Después de la separación de BT, el Reino Unido tiene primordial interés en acelerar la implementación de fibra, por ello a lo largo de los últimos años se han dispuesto varias medidas para que Openreach impulse el abandono del cobre a tecnologías más rápidas.

Entre sus últimas acciones, la Ofcom dispuso que Openreach pueda realizar descuentos de manera temporal en algunas zonas en busca de mejorar el caso de negocios para la empresa e incentivar a los usuarios para que se muden a la fibra completa.

Pero al mismo tiempo, el regulador mantiene una fuerte vigilancia sobre la compañía. A mediados de 2019, le ordenó que también otorgara acceso a grandes empresas de banda ancha a postes telegráficos y túneles subterráneos, ya que antes sólo debía abrir su infraestructura a proveedores residenciales y de menor tamaño.