Nokia llama a promover el desarrollo ético, inclusivo y sostenible de 5G

La tecnología 5G tendrá un impacto en casi todos los ámbitos de la vida en los siguientes 10 años, en ámbitos diversos como la educación, el trabajo, la agricultura y la salud mediante la automatización, el Aprendizaje Automático, robótica o Inteligencia Artificial. Por ello, Nokia hizo un llamado a velar por que la adopción de 5G ponga en primer plano a las personas y el desarrollo se desenvuelva de manera ética, promoviendo la igualdad, la confianza y la sustentabilidad.

Una sola empresa, industria o gobierno no debe tener en sus manos el futuro de las redes de quinta generación; en las decisiones deben participar activamente la sociedad civil, la academia, los actores políticos, las organizaciones multilaterales, las empresas y los diferentes gobiernos, dijo la compañía en su informe Flash forward: Life in 2030.

Nokia destacó que 5G debe ofrecer igualdad de oportunidades a las personas y una verdadera inclusión digital, a fin de que todos puedan beneficiarse de los servicios digitales. Lograr este objetivo implica que exista mayor colaboración entre los proveedores de telecomunicaciones, operadores, reguladores y el sector gobierno.

El ser humano debe ser el centro, por lo que la empresa señaló que la nueva tecnología tiene que mejorar la vida de las personas y las comunidades, a través de cambios en los modelos de trabajo, los formatos de educación en línea y la prosperidad económica generada por las ganancias en productividad que permitirá 5G.

Asimismo, dar prioridad a las personas exige respetar sus derechos a la seguridad y la privacidad en un contexto de alto intercambio de datos entre individuos y empresas. El tratamiento y la gestión de los datos personales “deben ser completamente transparentes en sus políticas, reglas y operaciones”, aseguró.

Otro elemento relevante en el futuro de 5G, según Nokia, es promover la sustentabilidad. La tecnología de quinta generación puede ayudar a tener procesos más inteligentes, eficientes, estratégicos y, por lo tanto, más ecológicos para disminuir emisiones de carbono y contribuir al combate contra el cambio climático.

La firma finesa recomendó que entre todos los actores (gobierno, industria, sociedad y los demás) se fomente el diálogo abierto acerca de las implicaciones sociales de 5G y tecnologías emergentes; impulsar en conjunto innovaciones y nuevos casos de uso; aplicar opciones de diseño circular y sostenible; abogar por el derecho a la inclusión digital; elaborar reglas para el uso ético; acordar marcos para la evaluación de la huella de carbono; así como utilizar la regulación para acelerar la implementación de nuevas tecnologías.