No, el futbol gratis no es gratis. Pagaste con tus datos

Alianza Contra la Piratería Audiovisual en América Latina alertó sobre este tipo de delitos que afectan a todos los fanáticos alrededor del mundo.

La transmisión de partidos de futbol en vivo a través de páginas de Internet ilegales se ha convertido en un ventana para el robo de datos de los usuarios, pues los hackers utilizan esos sitios como plataformas para concretar estafas virtuales y acceder a billeteras virtuales, cuentas bancarias, datos de tarjetas de crédito, cuentas de mensajería instantánea, correos electrónicos e información familiar.

Alianza Contra la Piratería Audiovisual (Alianza), asociación en América Latina en la lucha contra este delito, alertó sobre las consecuencias de acceder a estos sitios web que afectan a miles de fanáticos alrededor del mundo.

Cuando los usuarios ingresan a un sitio web para ver “futbol gratis”, deben acceder a varios sitios, dar diferentes pasos previos y clics hasta llegar, al fin, a la pantalla deseada. En el proceso, los sistemas activados por los hackers roban información sensible o acceden al control de teléfonos o computadores.

Las víctimas de este tipo de estafas virtuales provienen de todos los países. Sin embargo, la forma de operar de los cibercriminales varía para atraer a los fanáticos que desconocen las consecuencias.

Lee más: ESET habla de la realidad y desafíos en materia de ciberseguridad

Los hackers posicionan los sitios ilegales con términos atractivos para ganar visibilidad en los buscadores de internet como: Futbol gratis, Futbol libre, Cómo ver el partido sin pagar.

En países como Argentina, el Poder Judicial asumió acciones concretas contra todas las prácticas criminales detrás de los ciberataques. Alejandro Musso, fiscal de Cibercrimen en la Unidad Fiscal Especializada en la Investigación de Ciberdelitos (UFEIC), lidera esa cruzada y trabaja para exponer las herramientas que utilizan los hackers para concretar el robo de datos y acceder a cuentas bancarias.

“Los riesgos para el usuario son diversos. Desde una estafa lisa y llana, dado que no existe un producto detrás de la oferta, hasta un producto deficiente. Y existen riesgos inherentes a la deficiencia del producto, entre ellos la posibilidad de descarga de virus informáticos de todo tipo. Sin darse cuenta, los usuarios pueden ser víctimas de virus espías o malware troyanos orientados a la obtención de credenciales bancarias”, señaló Musso.

Generalmente, son los denominados RAT (Remite Access Trojan) con los que se genera una puerta de acceso trasera o backdoor del sistema y se logra tomar el comando y control de los dispositivos. Los ataques más comunes son de los malware Grandoreiro y Mekotio, conocidos troyanos bancarios dedicados a vaciar cuentas”, explicó el fiscal.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies