MWC 2022 | 6G será sobre consumidores y el metaverso

Barcelona. Millones de sensores y una mayor diversidad de dispositivos conectados, además de una nueva experiencia de consumo y trabajo a través del metaverso, son las expectativas que han comenzado a impulsar el desarrollo de las redes 6G. Sin embargo, también se presentan retos importantes como la energía y la necesidad de construir redes seguras y confiables, coincidieron panelistas.

Durante el panel “Camino a 6G”, ejecutivos señalaron que es posible comenzar a hablar sobre las redes de nueva generación, aún cuando 5G apenas está siendo desplegada, por las expectativas de crecimiento de datos y la demanda de nuevas soluciones que requieren de redes más eficientes, en su operación y en su consumo energético.

Nishant Batra, director de Estrategia y Tecnología de Nokia, consideró que uno de los principales casos de uso que impulsarán el despliegue de las nuevas redes es el desarrollo de gemelos digitales, desde industrias a ciudades, que en conjunto con dispositivos de realidad extendida, llevarán a la verdadera convergencia entre los mundos físico y virtual.

F9tBmvnVjDiXHvVlvtXCtBzC4FukelG Q6COZLdHeHnBAC1vxpxMKOzBvYTQTmd kWbc8PHjUiaVVOQPSMX23x3a6rqTRCjZRxQuHg Cs kG686numyilGIXSJMl1vQn2O6u8Em9

El directivo señaló también que el crecimiento del metaverso en los diferentes sectores de consumo, empresarial e industrial empujará la demanda de tráfico. Consideró que aunque ahora sólo se les ha puesto nombre, estos dos casos de uso hacen necesario comenzar el desarrollo de las nuevas redes 6G.

Batra consideró que una tercera dimensión que impulsa el desarrollo de 6G son las redes que permitan ampliar los sentidos. Para el directivo, hasta ahora todas las redes se dedican a la comunicación, incluso el metaverso como forma de comunicarnos, pero las redes del futuro tendrán nuevos atributos para sentir el ambiente.

Te recomendamos: La definición de estándares 6G potenciará la carrera por el liderazgo tecnológico

“Estamos hablando aquí de red con un sentido no solo de comunicarnos, no solo para colaborar, no solo para hablar o ver videos o estar inmersos en el metaverso, sino también para sentir el entorno, porque las frecuencias que todos estamos imaginando para el marco de tiempo 6G tienen características y atributos que nos permitirían no solo hablar entre nosotros, sino sentir su entorno y ese es un cambio fundamental de por qué construir las redes”, indicó.

En general, las principales características que se esperan de las redes de la próxima década se encuentran el uso de sensores en la banda de sub terahercios, capacidad para atender hasta 10 millones de dispositivos por kilómetro cuadrado, latencia en los nanosegundos, y una seguridad avanzada.

La Inteligencia Artificial (AI) será también un componente vital de las nuevas redes, que le permitirá tomar decisiones por sí misma en tiempo real mediante técnicas de Machine Learning, por que con más de 10 millones de dispositivos conectados a la red al mismo tiempo, el operador no podría estar dando instrucciones a la red constantemente, explicó Barta.

Para Gerhard Fattweis, CEO del Instituto Barkausen, la evolución de las redes de telecomunicaciones siguen un patrón de desarrollo que inicia en las industrias o negocios y se masifica en el consumidor. En ese sentido, mientras que el 5G permitirá el desarrollo de nuevas aplicaciones para las industrias, estas se masificarán al mercado de consumidor a través del 6G, cuando llegará la robótica personal y la realidad extendida.

Al considerar el crecimiento del tráfico que traerán las nuevas aplicaciones de la red 6G, el académico explicó que uno de los mayores retos para el desarrollo de nuevas redes es el consumo energético. Consideró que para ello se requiere el desarrollo de nuevos radios que aprovechen la capacidad espectral y puedan adaptarse a las diferentes necesidades de tráfico por zona y horario, que permita una consumo más eficiente de la energía.

El reto energético se extiende no solo desde las redes, sino también en los dispositivos donde se requieren componentes como semiconductores capaces de hacer frente a la demanda energética.

Los panelistas coincidieron en que la seguridad de estas redes es uno de los mayores retos de desarrollo, al considerar todo el tráfico y dispositivos que atenderán en el futuro. Según Fattweis, esto requiere un cambio de enfoque en el despliegue de redes, hacia la construcción de una seguridad nativa en la red que no dependa de la confianza que los consumidores tienen en el operador o fabricante o la confianza del operador y fabricante en sus empleados.

Anita Doehler, CEO de la Alianza de Redes de Próxima Generación (NGMM) presentó los esfuerzos de la industria de telecomunicaciones para evaluar las necesidades del mercado e impulsar el desarrollo de las redes 6G.

Entre los principales retos identificados por la industria se encuentran la provisión de servicios y una nueva experiencia para los consumidores, mediante redes que puedan ser desplegadas de manera eficiente y asequible. Como cualquier otra tecnología, los operadores buscarán que la red 6G ofrezca un valor añadido al servicio, por lo que se enfocarán en entender las demandas y necesidades para llegar a los reales requerimientos de la nueva red.

o4 Pgte mMUmTkzbnfb9fjMxHsKfKdThO4MAcEPHjtlFJaTMsGOVFlOp1FZj8l47C

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies