México | Movistar migrará el 100% de su tráfico a AT&T en junio y en noviembre conseguirá los primeros ahorros por el pacto

El Economista Nicolás Lucas

Telefónica México apunta a que será en noviembre cuando comenzará a generar ahorros financieros de manera continua por el acuerdo de compartición de infraestructura que firmó en 2019 con AT&T para migrar el tráfico de sus aproximadamente 25 millones de usuarios hacia la red celular de esa compañía en el tramo de última milla; es decir, en la etapa de la comunicación que va de la radiobase al usuario, mientras que Movistar sigue administrando todavía el cerebro y demás elementos de toda su red. 

En noviembre del 2019, Movistar y AT&T convinieron una migración de tráfico a manera de uso compartido de redes para generar eficiencias en manejo de infraestructura y disponibilidad de cobertura 4G-LTE y tecnologías superiores en todo el país.

El acuerdo no significa que Movistar se convertiría en el futuro en un operador móvil virtual de AT&T en México, dado que su matriz Telefónica dijo que continuaría con sus despliegues de infraestructura, de servicios y porque mantendría el control directo de su tráfico, además de que daría continuidad a sus propios acuerdos de red mayorista con los operadores móviles virtuales e igualmente continuaría con sus tratos con Telcel en cuanto a convenios de roaming nacional

Este trato permitiría a Movistar conseguir un ahorro anual de 230 millones de euros o 5,060 millones de pesos pasado el año 2022 por los costosos despliegues de red, pero sobre todo por la devolución de bandas radioeléctricas que después hizo al Estado y cuyo pago de derechos por uso de espectro significaba una importante carga para los estados financieros de esta empresa. 

A contrasentido, dicho acuerdo provocó que Spica Telecom emprendiera recursos legales contra Movistar por considerar que esa devolución de espectro podría dejarla sin el insumo para su propia cobertura de servicios.

El operador Spica Telecom solicitó al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) hacer una revisión del acuerdo entre AT&T y Telefónica sobre el uso compartido de redes en el tramo de última milla, porque a su parecer ese trato afectaría los intereses de terceras empresas que compran capacidad mayorista de servicios o que son socios de Telefónica en el nicho de las franquicias rurales. 

Para AT&T el acuerdo significaba un nuevo ingreso que intentó compensar los descensos de flujo por la pérdida de usuarios que enfrentó en ese año y para agregar tráfico a su recién estrenada red 4G de alcance nacional.

“Vamos en línea a alcanzarlos totalmente (los ahorros) en octubre… Lo anunciamos en noviembre de 2019, entonces, más aproximadamente, en noviembre próximo lo conseguiremos, esos ahorros”, dijo Camilo Aya Caro, director general de Telefónica México durante la Convención Nacional Canieti 2022.

Los ahorros por 230 millones de euros que Telefónica pronostica para después del 2022 significan casi una cuarta parte de los ingresos por 1,010 millones de euros que Movistar facturó en México en el ejercicio del 2021.

Al arranque de abril, la empresa ya estaría migrando al 80% del tráfico de sus usuarios hacia la red de AT&T y para el cierre del año, también ya habría devuelto al Estado aquellas frecuencias de espectro que no hacen más sentido a su negocio, por ejemplo lotes en las bandas de 2.5 y 1.9 GHz.

“La migración va más acelerada: ya pasamos el 80% en abril, empezando; en este momento allí estamos. En abril todavía vamos a hacer mucho, en mayo otro poco y en junio muy poquito, porque ya todo estará hecho”, dijo Camilo Aya.