México | Es el país con el mayor ancho de banda en la red Tor en América Latina

El Economista Rodrigo Riquelme

México es el país con el mayor ancho de banda en las conexiones a la red Tor, con poco más de 100 megabytes por segundo, lo que lo coloca por encima de países como Brasil, Costa Rica, Chile y Argentina, según datos de Tor Metrics, que archiva datos históricos sobre el ecosistema Tor, recopila datos de la red pública Tor y los servicios relacionados.

Con 12 nodos de acceso a la red Tor, México tiene un ancho de banda para conectarse a esta red de 102.57 megabytes. Esta cifra lo convierte en el país con el mayor ancho de banda en la región latinoamericana, aunque aún está lejos de contar con el número de nodos y de ancho de banda de países como Francia, que tiene 407 nodos y casi 6 gigabytes de ancho de banda o de Estados Unidos, que tiene 1,735 nodos y un ancho de banda de 20 gigabytes.

La red Tor es una arquitectura de red que brinda anonimidad y privacidad a las conexiones en internet, algo que los modelos de red tradicionales con los que los operadores ofrecen sus servicios no pueden garantizar. Se trata de una red semicentralizada, es decir que cuenta con servidores autoridad, también llamados servidores directorio, que se encargan del consenso y la estabilidad de la red integrada por nodos o relevos (relay).

A diferencia de una conexión normal en internet, en donde el acceso de un usuario a un sitio web es directo, lo que permite a los operadores trazar el origen de la solicitud; en la red Tor, la visita de un usuario al mismo sitio web debe pasar forzosamente a través de tres nodos de la red, uno de entrada, uno intermedio y otro de salida. Esto hace muy difícil que el destino final de la información que circula en la red pueda conocer el origen de la misma.

Cada día, entre 10,000 y 15,000 personas usan la red Tor en México, sobre todo en contextos periodísticos y de defensa de derechos humanos. 

Para Jacobo Nájera, core contributor de Tor Project, el que México sea el país con el mayor ancho de banda o capacidad de transmisión de datos en la red Tor supone “una historia de persistencia y resistencia técnica y política” por soportar y enfrentarse a las condiciones de infraestructura digital que hay en México.

“Los nodos que se han mantenido más a lo largo del tiempo han sido los que han estado en condiciones más adversas de infraestructura”, dijo Nájera en entrevista. 

Bloqueo

Entre las condiciones de adversidad a las que hace referencia Nájera, además de la falta de acceso a conexiones estables y asequibles y de la inestabilidad del suministro eléctrico, según la localidad del territorio mexicano en la que se encuentre cada nodo, se encuentra el bloqueo que el mayor operador de telecomunicaciones en México, Telmex, impuso en siete nodos de la red Tor en México entre 2016 y 2020.

En mayo de 2020, El Economista informó que, de acuerdo con una investigación realizada por académicos de la UNAM y miembros del proyecto Magma, Telmex mantenía bloqueadas siete de las 10 direcciones IP (nueve servidores más una dirección de respaldo) que identifican a los servidores de autoridad de la red Tor en todo el mundo.

Apenas unos días después, los investigadores detectaron que Telmex había desbloqueado los siete nodos de la red Tor, los cuales, según la propia compañía, habían sido filtrados debido a que supuestamente estaban asociados con la distribución del ransomware WannaCry, algo que los investigadores cuestionaron debido a que el bloqueo de estos nodos comenzó en 2016, un año antes del ciberataque.

Enfoque multicultural

La participación de los operadores de la red Tor en México también da cuenta, de acuerdo con el investigador y tecnólogo mexicano, del papel que tienen los enfoques multiculturales en el desarrollo de proyectos complejos como lo es esta red, la cual permite a activistas, defensores de derechos humanos y periodistas establecer comunicaciones de forma privada y anónima a través de internet.

“Entre más diversos sean quienes integran la red, esta adquiere mayor capacidad de ser robusta y resiliente”, dijo Nájera.

Si bien la participación de nodos radicados en México dentro de la red Tor sigue siendo baja en comparación con otros países, sobre todo del denominado Norte global, ésta aumentó a partir del desbloqueo de los nodos por parte de Telmex en 2020. No obstante, de acuerdo con Jacobo Nájera, para incrementar aún más esta participación, es preciso mejorar las condiciones de infraestructura y de conectividad en el país.

“Es muy importante que proyectos como Tor puedan problematizar el significado de lo multicultural desde América Latina”, dijo.