México | Chips y baterías duraderos, la apuesta de Infinix para entrar al mercado de smartphones

El CEO Itzel Castañares

El mercado de smartphones en México, conformado en su mayoría por marcas asiáticas, recibe a un nuevo jugador que busca ‘colarse’ en la preferencia de los consumidores y lograr una participación de mercado en el corto plazo, bajo una apuesta de dispositivos con chips aptos para redes 5G y baterías de largo aliento

Tras una pandemia global que trajo consigo una crisis de semiconductores, a lo que se sumó la salida de LG del negocio de smartphones, el mercado registró una reconfiguración ante la que Samsung sigue siendo el líder, con una participación de más de 30%, de acuerdo con The Competitive Intelligence Unit (CIU).

A la firma surcoreana le siguen varias marcas como Motorola, Apple, Huawei y Xiaomi disputándose ‘el pastel’ de dispositivos móviles en el país, según los datos de la consultora al tercer trimestre del 2022.

Tecnología, chips y baterías, la apuesta

Antonio Tercero, country manager de Infinix Mobile México, dijo en entrevista con EL CEO que uno de los principales identificadores de la marca es la tecnología que integran los equipos, una oferta que está dirigida principalmente a la gente joven, un nicho que, en su opinión, “tiene mayor claridad” respecto a la importancia de la innovación y la accesibilidad.

El directivo asegura que los diferenciadores en el nicho empiezan con la marca: Infinix es una empresa china con presencia global, por lo que destacó el desarrollo de sus productos, ‘siempre en tendencia’. 

Para Infinix, sus diferenciadores son claros: Por un lado, está la alianza que tiene con Mediatek, el fabricante de chips taiwanés, con el que se garantiza el abastecimiento para los equipos y, por otro, baterías con una vida más larga que en dispositivos de la competencia.

Sabemos que si queremos ser ‘punta de lanza’ en tecnología tenemos que siempre innovar y estar en la vanguardia en este tipo de tendencias y tecnologías, y tratar de cubrir lo más posible la demanda afirmó Tercero

Obsolecencia programada, un reto

Los fabricantes programan la vida útil de los dispositivos, algo que se conoce como obsolecencia programada, lo que se desarrolla durante la fase de diseño y que determina el tiempo que los smartphones funcionarán en óptimas condiciones. 

Por ello, la apuesta de la firma es la oferta de equipos con baterías duraderas que le den autonomía al dispositivo, lo que supone una cualidad que podría generar un atractivo adicional de peso para los potenciales consumidores mexicanos, agregó el directivo. 

En ese sentido, explicó que la tecnología es ‘el as’ de la marca para poder integrarla a una oferta atractiva y asequible que le permita competir por una participación en el mercado, al que en los últimos años marcas como Huawei y Xiaomi han logrado colarse a los primeros lugares de preferencia.

Entorno macro no es obstáculo

La firma no ve ningún obstáculo ante los cada vez más disipados temores de una posible recesión en Estados Unidos debido a que su estrategia de expansión es global, pues si bien México es una de sus principales apuestas, no es el único mercado en América Latina al que Infinix quiere llegar. 

“Independientemente del entono macro, tenemos un plan muy bien definido con metas y alcances que tenemos que lograr, y gracias al corporativo estamos enfocando todos los recursos para este lanzamiento, porque México es el lanzamiento más importante de la región y queremos aprovechar”, aseveró Tercero. 

En cuanto a una eventual recesión, el directivo de Infinix precisó que justo por esos temores las tecnologías “tienen que ser asequibles para el mercado”, aunque de ocurrir, no descarta que tenga la capacidad para revertir el fenómeno, dado que la tecnología es un commoditie que todo mundo tiene, y por lo cual hay que impulsar su crecimiento, aseveró. 

Infinix es una empresa global con sede en China con presencia en más de 80 países, parte de Traxion Holdings y una firma con un crecimiento a nivel mundial en ventas de 1.7 veces de 2019 a 2021, con la visión puesta en crecer de manera acelerada también en México.