México | ¿Banca Digital contra Universo Fintech?

Excélsior Alicia Salgado

Ayer le detallé la propuesta de reformas que le presentó el presidente de la ABM, Daniel Becker, al secretario de Hacienda y que podría facilitar la expansión de la banca digital en México con características híbridas. El poder abrir cuentas digitales N2 pidiendo sólo comprobante de domicilio y la identificación del INE, colocaría a los bancos en la posibilidad de competir fuerte con todo el universo Fintech y, con ello, se eliminaría la constante demanda de “piso parejo”. No hay banco en México que no aspire a ser un robusto banco digital híbrido y, que no se enfrente al dinosaurio regulatorio. Hoy un trámite de autorización de uso de una plataforma digital puede tomar los mismos 600 días que toma a una Fintech lograr una autorización para operar, aunque hay excepciones y atajos que han sido muy cuestionados, como las que han llegado a comprar sofomes o bancos para ahorrar el tránsito. Aun así, les toma un año transitar el proceso.

De hecho, México fue muy innovador al lanzar en 2018 la Ley Fintech, pero su transitorio se volvió en la puerta de entrada de participantes deseables e indeseables y hoy es el freno de mano de muchas que han solicitado el ingreso (rondan las 140 amparados en el 8º transitorio), y no logran autorización para operar, aunque han sido palomeadas.

Ya sabe, entre las vicepresidencias, pero sobre todo las direcciones y los equipos de más abajo de la CNBV, abundan los “sabios”, que de lo que carecen es de conocimiento efectivo del negocio financiero. La digitalización de servicios de banca híbrida reclama, por sus características, dinamismo para ejecutarse y un supervisor Suptech, que deje de poner trabas y facilite la adopción tecnológica. Por cierto, espere noticias pronto de Banxico.