martes, noviembre 29, 2022
HomeCOLUMNISTASMéxico 2036

México 2036

El Economista Jorge Bravo

México buscará ser la sede de los Juegos Olímpicos de 2036 ó 2040, así lo anunciaron el canciller Marcelo Ebrard y Mary Jose Alcalá, presidenta del Comité Olímpico Mexicano. ¿Qué infraestructura tecnológica y de telecomunicaciones se requiere para organizar unas Olimpiadas?

La realización de los Juegos Olímpicos (JO) requiere mucha planeación e inversiones en infraestructura, algo que México no ha demostrado durante el gobierno de la Cuarta Transformación, pero podría ser una oportunidad de las próximas dos administraciones. Para organizar unos JO se requiere un liderazgo con visión de futuro.

Son eventos que catalizan la innovación en el desarrollo y renovación de infraestructura de todo tipo (transporte, aeropuertos, hospedaje, telecomunicaciones…), según los requerimientos de cada nación, incluida la infraestructura digital.

La tecnología juega un rol primordial porque se utiliza en todas las etapas de planificación, organización, financiación y entrega-transmisión de los JO al mundo.

La base tecnológica de los JO son las redes de telecomunicaciones fijas y móviles que permiten a la ciudad anfitriona, el país y la comunidad internacional compartir y disfrutar los datos e imágenes generados por las competiciones deportivas.

El proyecto tecnológico de los JO brinda a la ciudad sede una oportunidad única para construir infraestructura y servicios de telecomunicaciones nuevos y mejorados, incluidas las frecuencias del espectro necesarias para los servicios inalámbricos y la infraestructura de fibra óptica para la transmisión entre las diferentes sedes de competencia.

Existe la creencia de que los JO son eventos muy costosos con un rendimiento muy bajo o incluso negativo: los países invierten mucho dinero y pierden al no recuperar esa inversión, además de que cierta infraestructura como villas o estadios suele quedar ociosa o subutilizada por las debilidades deportivas de los países organizadores. Sin embargo, casi siempre se parte de la expectativa de que los beneficios superarán los costos.

Río de Janeiro 2016 presupuestó 14 mil millones de dólares y gastó 20 mil mdd. Sochi 2014 previó 10,300 mdd y gastó 51 mil mdd. Londres 2012 calculó 5 mmdd y terminó invirtiendo 18 mmdd.

Las inversiones para los JO deben contribuir a la competitividad del país anfitrión y conducir a beneficios duraderos a largo plazo. Una fuerte posición competitiva impulsada por el desarrollo de infraestructura contribuye al crecimiento económico y a nuevas oportunidades de desarrollo.

Estos eventos ofrecen una oportunidad única para romper las barreras administrativas, regulatorias y financieras a la inversión a gran escala necesaria para cumplir con el compromiso internacional.

Cómo queremos que sea México en 2036 es una buena pregunta que deben hacerse los líderes visionarios y estratégicos si realmente quieren organizar los JO. Se requiere un entorno empresarial de alta calidad, con certidumbre jurídica y buena estructura económica para compañías y trabajadores del conocimiento.

Se presupone una accesibilidad integral, tecnologías de vanguardia, movilidad multimodal, calidad sostenible, vitalidad y seguridad de la ciudad anfitriona y el país, desarrollo económico de las ciudades, de centros económicos y clusters.

En 2036 habrá docenas de redes 6G en el planeta y estarán plenamente desarrolladas sus características en términos de elevados requerimientos de espectro radioeléctrico, velocidades inimaginables, una latencia mínima y millones de dispositivos inteligentes conectados a la red.

Todas las industrias y todas las empresas, independientemente de su actividad principal, serán negocios digitales y tecnológicos, porque todos sus procesos productivos estarán organizados mediante Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), serán digitales y en Internet.

Todas las ciudades sede han mejorado su infraestructura para atender los JO. Barcelona 1992 completó la infraestructura de la ciudad, construyó el aeropuerto e inició la transformación urbanística de las zonas desfavorecidas.

Sydney 2000 aprovechó para imprimirle a la ciudad un impulso verde. Atenas 2004 construyó un aeropuerto, autopistas, un tranvía y las zonas de basura del fondo marino se transformaron en un paseo marítimo. Beijing 2008 redujo la contaminación ambiental con la construcción de nuevas líneas del Metro y el aeropuerto más grande del mundo.

Londres 2012 reemplazó un área suburbana industrial con una zona residencial multifuncional. Los JO de Londrés son vistos como un ejemplo a seguir de lo que debe ser la organización de un evento de esta magnitud: visión, compromiso, liderazgo, planificación y ejecución integrados.

Río de Janeiro 2016 se destacó por desarrollar una infraestructura de transporte público de alto rendimiento y por el impulso a la infraestructura de banda ancha, ambas deficientes antes de los JO.

América Móvil de Carlos Slim fue el proveedor oficial de los servicios de telecomunicaciones. Ideó y fortaleció un plan de infraestructura de telecomunicaciones local para soportar el aumento de datos. Fueron los JO más conectados debido al crecimiento de smartphones y el aumento de datos móviles.

La plataforma central de telecomunicaciones para Río fue una red operada por Embratel de América Móvil, que ofreció velocidades de 40 Gbps, conectó más de 60 mil puntos de acceso a la red, desplegó 97 nuevas estaciones móviles, 20 mil líneas de telefonía móvil con voz y datos y 8 mil puntos Wi-Fi en Río, la Villa Olímpica y las sedes de competencia.

La Copa del Mundo de 2014 y los JO en Río de Janeiro destrabaron las licitaciones de espectro para 4G y mejoró de forma significativa la calidad de las comunicaciones móviles en Brasil. El país carioca es modelo a seguir en la liberación de espectro para 5G con los precios más bajos del espectro radioeléctrico y los compromisos más ambiciosos de despliegue de la red 5G. El impulso se originó a partir de los compromisos deportivos que adquirió con la FIFA y el Comité Olímpico Internacional.

La pregunta no es si México quiere organizar los JO, sino cómo la planeación de este evento deportivo puede contribuir al desarrollo económico sostenible, tecnológico y social de México.

Twitter: @beltmondi

Jorge Bravo
Jorge Bravohttps://digipolis.wordpress.com/
Jorge Bravo es Director General en Digital Policy & Law. Presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

Publicidad

LEER DESPUÉS