Mejores servicios a menores precios: beneficios que traería la convergencia para los usuarios mexicanos

La ineficiencia del mercado de TV de paga mexicano, relacionada con su alta concentración, se contrarrestaría con la posibilidad de que todos los operadores pudieran ofrecer todos los servicios que tecnológicamente les es posible.

La opción de que América Móvil se incorpore al mercado de TV podría redundar en beneficios directos para los ciudadanos, como la expansión de la oferta, la mejora de la cobertura, la reducción de precios y la multiplicación de las inversiones en infraestructura convergente de telecomunicaciones, algo fundamental para incrementar la penetración y velocidad de los servicios de Internet, en aras de la necesaria digitalización del país.

Además, estas metas que están alineadas con los objetivos declarados en los planes para el sector de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte de México.

Ya en 2017 la OCDE, en su evaluación del proceso de implementación de la reforma en materia de telecomunicaciones y radiodifusión en México, le recomendó al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) el ingreso de Telmex a la televisión de paga “lo antes posible”, para seguir avanzando hacia un mercado en sana competencia.

La era de la convergencia está haciendo necesario que todos los países actualicen la realidad de sus mercados ante el acelerado cambio tecnológico. La posibilidad de empaquetar los servicios y ofrecer a los usuarios diferentes soluciones tecnológicas ha aportado dinamismo en los mercados que mejor han adaptado sus regulaciones a esta nueva realidad, y esto ha conllevado un desarrollo virtuoso de sus ecosistema digitales.

Por ejemplo, en el caso de Españ,a el fomento a la creación de distintos grupos de comunicación convergentes se tradujo en menores precios y una importante expansión de la cobertura, y hoy el país lidera los índices de penetración de fibra óptica al hogar.

América Móvil señaló en un informe presentado en mayo ante el IFT que su intención es brindar el servicio de TV de paga a través de tecnología satelital o por IPTV.

En el caso de la primera, la empresa asegura que podría operar el servicio con una cobertura nacional de forma casi inmediata. Esto dinamizaría la competencia en el mercado de este servicio, hoy dominado por Sky de Televisa, seguido por Dish, las dos principales operadores de TV de paga en México.

En el caso de la tecnología IP, América Móvil aprovecharía la infraestructura fija ya desplegada, incluso potenciándola con mayores inversiones al aumentar su rentabilidad con la posibilidad de ofrecer dos servicios en lugar de uno.

En ambos casos, el servicio se complementaría con la oferta de banda ancha de Telmex, o el móvil de Telcel.

En este mercado convergente que permitiría el empaquetado de servicios, otros operadores podrían competir con ofertas también de triple play y cuádruple play gracias a la regulación asimétrica vigente sobre los servicios de desagregación de la red local de acceso de Telmex, que continuará asegurando el acceso a la red a los demás competidores.

La ecuación sería sencilla: introducir una nueva presión competitiva sobre los proveedores actuales de TV de paga haría bajar el precio de estos servicios, uno de los pocos que no sufrió disminución desde la reforma de telecomunicaciones (como sí ocurrió con la telefonía móvil o Internet), además provocaría la mejora de la calidad de las redes al crecer las inversiones, y la multiplicación de las ofertas de los competidores en beneficio de los usuarios.

En definitiva, la oferta de servicios convergente incrementaría la competencia y la inversión también de los servicios fijos tanto en cobertura como en calidad, contribuyendo al objetivo de cerrar la brecha digital en México. En esta línea, América Móvil destaca en su informe que en los últimos años se registró un incremento en el número, cobertura y participaciones de mercado de redes locales en las áreas geográficas de mayores niveles de ingreso y/o densidad poblacional, lo cual ha resultado en diferencias en las estructuras de mercado entre regiones, de acuerdo con un análisis basado en los 2 mil 456 municipios del país.