Mejorar la protección de datos personales es el principal desafío de Open Finance


Cancún, México.- En el marco del LATAM ICT Congress 2022 convocado por Huawei, el Vicepresidente saliente de Política Regulatoria de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) de México, José Antonio Quesada Palacios, explicó que avanzar en un esquema adecuado de la protección de los datos personales y transaccionales es uno de los grandes retos de la regulación en materia de Open Finance en el país.

El principal problema es que los mexicanos no cuentan con una identificación nacional completa que contenga todos los datos, incluyendo su información biométrica.

Esta situación impide contar con las características de seguridad necesarias para el intercambio de información entre entidades bancarias, desarrolladores y proveedores de tecnología, en beneficio de la transformación digital financiera de la población.

El reto de la identificación es el más difícil de combatir. Normalmente los bancos en México solicitan la credencial del INE para votar, pero esta sólo la tiene la población a partir de los 18 años, lo que deja fuera a la población menor o arriba de los 70 años que ya no le interesa ir a votar.

“La mejor base de datos que tenemos es la de los pasaportes, pero el problema es que sólo 3 por ciento de la población mexicana tiene pasaporte, entonces no es una base confiable para usar”, comentó Quesada.

Recomendamos: América Latina puede ser un líder verde y digital: Olade

El representante de la CNBV destacó que es muy importante la homologación de esas bases de datos para la creación de una base única, que brinde suficiente información a la población para dilucidar quiénes son los proveedores de datos y los mecanismos que cumplen con los estándares impuestos por los reguladores.

Otro de los retos de Open Finance es incrementar la capacidad de los proveedores de servicios financieros que usualmente atienden a la población de bajos ingresos, como las cooperativas o microfinancieras, para que cumplan con la regulación y puedan utilizar los datos de otras instituciones en beneficio de sus clientes o potenciales clientes.

La educación financiera también es muy importante para que la población sepa lo sensible que es compartir sus datos personales. Por ello, José Antonio Quesada apuntó que es necesario promover la aceptación del esquema de Open Banking por parte del público para que se anime a utilizarlo, para lo cual es necesario que este garantice la seguridad de su información.

Finalmente Quesada comentó que es conveniente contar con un esquema de cobro de la información que refleje los costos en que incurren los proveedores de datos, para que con esto puedan proporcionar la información de sus clientes de forma que se respeten las barreras de entrada como lo establece la ley.