Líderes creen que la tensión geopolítica provocará un evento catastrófico de ciberseguridad

El 93 por ciento de los líderes de ciberseguridad, y un 86 por ciento de los líderes de negocios, creen que la inestabilidad geopolítica presente hace posible un evento catastrófico de ciberseguridad en los próximos dos años, según el más reciente informe sobre ciberseguridad publicado por el Foro Económico Mundial (WEF), presentado durante la reunión anual celebrada en Davos, Suiza.

Julie Sweet, directora y presidenta de Accenture, detalló que de este total, 43 por ciento cree que habrá un impacto material en sus propios negocios, mientras que sólo 27 por ciento cree que son cíber resilientes.

Jeremy Jurgensm, director del Foro Económico Mundial Ginebra, explicó durante la presentación que esta preocupación de los líderes va más allá de simplemente motivaciones políticas, al considerar otros factores como la digitalización del mundo y la interconexión entre todos los sistemas, además de la brecha de talento para atender las ciber amenazas.

La encuesta advierte que 34 por ciento de los líderes de ciberseguridad señaló que tienen brechas de habilidades en sus equipos, mientras que 14 por ciento admitió que carecen de habilidades críticas para proteger sus negocios.

Relacionado: Líderes de ciberseguridad consideran que la resiliencia cibernética es prioridad

Pese a ello, la encuesta realizada por el WEF encontró también avances respecto a la priorización del tema de ciberseguridad entre las empresas. Por ejemplo, señala que 49 por ciento de los líderes encuestados consideraban la estrategia de ciberseguridad en su toma de decisiones, a la vez que invitan a los profesionales de ciberseguridad a los procesos de toma de decisión.

Jürgen Stock, secretario General de la Interpol, advirtió de la creciente complejidad de las amenazas de ciberseguridad que también ponen en riesgo la seguridad nacional. Consideró que uno de los términos clave es el Cybercrime-as-a-service, que facilita a cualquiera obtener las herramientas requeridas para realizar un ataque cibernético.

Los panelistas coincidieron en que al tratarse de una amenaza global, se requiere cooperación para dar una respuesta global, y acciones coordinadas.

Stock mencionó que entre las acciones donde se puede avanzar es facilitar el proceso de denuncia anónima que no exponga vulnerabilidades de las corporaciones o afecte su reputación, crear un silo de datos para intercambiar información entre sectores; y establecer claramente los contactos para denuncia de un cibercrimen.

Sweet apuntó tres recomendaciones para abordar los retos de ciberseguridad: asegurar el núcleo del negocio; atender el reto del talento como adoptar más tecnología para automatizar ciertas tareas y brindar entrenamiento al personal; y ejecutar un cambio cultural y de mentalidad al nivel ejecutivo en que se entienda que la resiliencia cibernética es igual a resiliencia del negocio.