Ley de Mercados Digitales entró en vigor en la UE para controlar el poder de los gigantes tecnológicos

Con la entrada en vigor de la Ley de Mercados Digitales en la Unión Europea, Apple, Google y Meta son las primeras en enfrentar un mayor escrutinio por demostrar que sus esfuerzos son suficientes para cumplir con la legislación que busca nivelar la industria tecnológica global.

A partir del 7 de marzo, las seis grandes empresas tecnológicas designadas como “guardianes digitales” –Apple, Alphabet (Google), Meta, Amazon, Microsoft y ByteDance (TikTok)– deberán demostrar que están cumpliendo con las obligaciones establecidas por la Ley de Mercados Digitales (DMA) en la Unión Europea (UE).

El propósito fundamental de la DMA es nivelar el terreno de juego en los mercados digitales de la UE al imponer nuevas reglas a servicios clave proporcionados por estas compañías, como motores de búsqueda, tiendas de aplicaciones, publicidad y mensajería en línea. Esto busca evitar el abuso de su posición dominante y fomentar la competencia entre actores más pequeños.

Esta legislación obliga a las empresas tecnológicas más grandes del mundo a abrir sus ecosistemas cerrados para permitir la carga de aplicaciones a través de canales alternativos, facilitar la interoperabilidad con servicios competidores, y posibilitar el acceso y la transferencia de datos generados en sus plataformas.

Antes de que se cumpliera la fecha límite, algunos de los guardianes tecnológicos comenzaron a implementar medidas para cumplir con la legislación europea:

  • Apple introdujo cambios en enero para iOS, Safari y App Store que incluyen más de 600 nuevas API, análisis de aplicaciones ampliados, funcionalidad para motores de navegador alternativos y opciones para procesar pagos y distribuir aplicaciones.
  • Meta permitirá a los usuarios europeos elegir si desean que su información se use para publicidad en Facebook e Instagram, pero a través de una suscripción de paga, una opción que ya ha llamado la atención de la Comisión Europea. Además, en WhatsApp y Messenger permitirá la interoperabilidad con aplicaciones de terceros a través de una solución que se base en la arquitectura cliente/servidor existente de Meta, pero explicó que no podrá garantizar la seguridad y privacidad, ya que no puede asegurar que el proveedor externo utilice el mismo protocolo de cifrado para proteger los mensajes.
  • Alphabet (Google) anunció más de 20 ajustes para sus servicios, como la inclusión de comparaciones de precios de agregadores externos en la búsqueda de vuelos u hoteles. También permitirá a los usuarios de Android elegir el motor de búsqueda o navegador predeterminado a la hora de configurar su dispositivo por primera vez. Pedirá el consentimiento de los usuarios para usar sus datos con fines publicitarios y lanzó un sistema de facturación de elección del usuario en la PlayStore como alternativa para los desarrolladores.

Apple y Google criticados por no hacer lo suficiente

No obstante, las medidas propuestas por estas empresas han sido criticadas por rivales, activistas y usuarios quienes afirman que sus esfuerzos son insuficientes para cumplir con la legislación.

Como predijo DPL News, los gigantes tecnológicos han buscado escapes para desafiar las reglas europeas con el fin de mantener su dominio digital, lo que podría provocar investigaciones y multas potenciales de hasta el 10 por ciento de su facturación global, con la posibilidad de aumentar en caso de reincidencia.

Ejemplos de estas tácticas incluyen que Apple y Google, los más afectados por la DMA, han revelado silenciosamente el cobro de tarifas adicionales a los desarrolladores, incluso si optan por distribuir aplicaciones fuera de sus respectivas tiendas oficiales.

Google, por ejemplo, anunció tarifas iniciales y continuas desde el 5 hasta 17 por ciento para compras dentro de la aplicación y suscripciones con renovación automática que cubren servicios como controles parentales, seguridad, prevención de fraude y actualizaciones.

Por su parte, Apple anunció previamente que cobraría una nueva tarifa fija de “tecnología central” de 0.50 euros por cuenta de usuario al año, en todas las descargas de aplicaciones, incluso si provienen de un sitio de terceros.

Tras las críticas, Apple modificó las condiciones para los desarrolladores que buscan distribuir sus aplicaciones fuera de la AppStore, incluyendo la eliminación del requisito de carta de crédito y la firma de entidad corporativa, según informó Reuters.

Además, agregó dos nuevos criterios para elegir el tipo de desarrollador que puede operar una tienda de aplicaciones alternativa en la UE: su cuenta debe tener al menos dos años de existencia y contar con más de un millón de instalaciones anuales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies