Las implicaciones de la unión Tigo-Telefónica en la subasta 5G de Colombia

En un foro de la Universidad del Externado, Nicolás Almeyda puntualizó que la CRC podría prever una dominancia colectiva tras la unión de Tigo y Telefónica para ir juntos en la subasta 5G.

Hay múltiples factores que complejizan el proceso de subasta de espectro 5G, el cual Colombia llevará a cabo en diciembre y se perfila como una apuesta ambiciosa para impulsar el desarrollo tecnológico y la conectividad. Uno de ellos es la integración de Tigo y Telefónica.

La figura de Unión Temporal no es nueva en el país ni tampoco lo son las integraciones entre grupos económicos. La novedad es que esta vez dos de las grandes empresas de telecomunicaciones pujarán juntas por el espectro.

Telefónica es el segundo mayor proveedor en el mercado de servicios móviles y Tigo ocupa el tercer lugar, de acuerdo con las cifras del Ministerio TIC.

Gráfico: MinTIC

Esta situación genera un escenario complejo para la subasta 5G, expuso Nicolás Almeyda, experto en regulación de telecomunicaciones y exdirector de Industria de Comunicaciones en el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC).

Actualmente, la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) está diseñando nuevas medidas regulatorias aplicables a los servicios móviles.

Dentro de esta actualización, la Comisión podría desarrollar nuevas reglas de dominancia, previendo que esta dominancia también podría ser colectiva, explicó Almeyda durante un foro organizado por la Universidad del Externado y la Universidad de Antioquía.

En ese caso, se podrían considerar nuevas medidas anticipando el mayor poder de mercado que ganarían la Unión Temporal de Tigo y Telefónica tras la subasta 5G.

Sin embargo, Almeyda comentó que la CRC planea tomar su decisión respecto a la normativa de los servicios móviles hasta enero de 2024, es decir, después del concurso por el espectro radioeléctrico.

Destacado: Telecall, nuevo postor en subasta de espectro en Colombia, no cumple con requisitos

También en la subasta 5G se aplicarán algunas medidas asimétricas a Claro, por considerarlo un operador con dominancia en el mercado de servicios móviles. Será la primera vez que esto suceda.

Al respecto, el especialista advirtió que “se está generando un caldo de cultivo” sobre el problema que se pretende resolver. Cuando la CRC declaró la dominancia de Claro en 2021, no definió medidas o condiciones para esta situación.

Dado que no se fijaron reglas para corregir la dominancia que encontró la Comisión, no se le dice al operador en cuestión cómo debe comportarse para resolver la problemática, puntualizó.

Sin embargo, un par de años después, en la subasta 5G se le ordena cumplir con reglas diferenciales respecto a una situación para la que en su momento la CRC no vio necesidad de fijar remedios.

Al mismo tiempo, la licitación establece una serie de obligaciones de hacer para que los operadores amplíen su cobertura de servicios. Pero si Claro gana más usuarios, la Comisión entiende que eso acrecienta su posición de dominancia. Y ahí es donde, en opinión de Almeyda, las autoridades están generando un caldo de cultivo que complejiza la subasta 5G.

Desde el punto de vista de Claro, las medidas asimétricas del Ministerio TIC ni en general una regulación diferencial por parte de la CRC mejoraría la competencia en el mercado, sino que reduciría las inversiones.

Por otro lado, Ana Teresa Aldana, docente de Derecho de la Universidad del Externado, destacó que las subastas de espectro buscan maximizar los beneficios económicos y atraer la entrada de nuevos postores.

En esta ocasión, Telecall, una empresa brasileña pretende participar en el concurso, lo cual manifestaría que hay una oportunidad de mercado, detalló Aldana.

La meta de conectividad del 85%

Más allá de las implicaciones que la subasta 5G tendrá en la dinámica de competencia del mercado telco, la otra gran cara del proceso será qué tanto puede impulsar la conectividad y el acceso a más y mejores servicios entre la población.

Te puede interesar: Amazonía desconectada sigue siendo la herida abierta del gobierno de Gustavo Petro en Colombia

El gobierno de Gustavo Petro se ha propuesto alcanzar la meta de un 85 por ciento de cobertura de Internet en el país antes de que termine su mandato. Las licitaciones de espectro (como la de 2019) suelen incluir obligaciones de cobertura, por lo que la subasta 5G le ayudará a cumplir su objetivo.

Carmen Ligia Valderrama, exministra TIC de Colombia en la administración de Petro, señaló que el país debería aspirar a la meta de 100 por ciento de cobertura.

“Colombia muy pronto debería estar pensando en el 100 por ciento. El espectro no puede pensarse sólo en el desarrollo de la telefonía móvil (…). Hay otras tecnologías que nos aportan también para la conectividad. Si pensamos en la combinación de todas las tecnologías, podríamos llegar al 100 por ciento”, afirmó.

Los compromisos de cobertura por parte de los operadores en la licitación de 2019 dejarían al país con un 85 por ciento de cobertura de servicios móviles, comentó Ligia Valderrama. En ese sentido, el objetivo debería ser no dejar a ninguna localidad sin alcance de las redes.

Sin embargo, la especialista reconoció que en la realidad existen barreras que dificultan la expansión de infraestructura en algunas zonas, ya sea por condiciones geográficas o situaciones de inseguridad o de rechazo social.