LACNIC 39 | Factor humano, crítico para combatir el cibercrimen

Mérida, Yucatán.- Mientras que la economía del cibercrimen se acelera en complejidad y tamaño, representantes de gobiernos y empresas coincidieron en que el factor humano continúa siendo el principal elemento a desarrollar para favorecer la ciberseguridad, mediante políticas de concientización y educación que permitan a la población entender la importancia de sus datos.

Durante el panel El Futuro de la Ciberseguridad, dentro de LACNIC 39, los participantes alertaron que el cibercrimen ha elevado su sofisticación con nuevas herramientas más complejas y su tamaño, con un valor de aproximadamente 6 billones de dólares al año, cercano a superar el PIB de las grandes potencias económicas.

En ese sentido, John Brown, senior security evangelist y miembro del Team Cymru, indicó que la complejidad se incrementa al considerar que los cibercriminales construyen sus propios canales de comunicación y su propia infraestructura, además de que pueden invertir en lo necesario sin límites por algún tipo de regulación.

Pablo Álvarez, director de innovación y desarrollo tecnológico en la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior de Yucatán, consideró que hay tres pilares principales: el factor humano, no minimizar cualquier incidente de ciberseguridad y evangelizar a las personas sobre la importancia de proteger su información.

Te puede interesar: ‘Influencers’ indígenas usan redes sociales para preservar tradiciones y defender derechos

Por su parte, Sabas Casas del Río, director de la práctica de ciberseguridad de Accenture en México, añadió que entre los valores críticos para combatir los riesgos de la ciberseguridad se encuentran la formación de una identidad digital, la protección de infraestructuras críticas como la Nube, implementación de políticas zero trust y estrategias para la protección de los datos.

Asimismo, alertó que la introducción de nuevas tecnologías podría traer nuevas amenazas, tales como la Inteligencia Artificial (IA) o el uso de la computación cuántica, que romperá el paradigma de la encriptación.

En general, los panelistas consideraron que la generación de confianza entre empresas, gobiernos e individuos que permita incentivar la colaboración, es un paso importante para combatir el cibercrimen.

Claudio Peguero Castillo, asesor de asuntos cibernéticos del Ministerio de Relaciones Exteriores de República Dominicana, explicó por su parte que la colaboración entre países en ciberseguridad requiere también de acuerdos muy claros respecto a la soberanía y diplomacia, al considerar que es más complejo definir fronteras en el ciberespacio, por ejemplo.

Relacionado: Líderes creen que la tensión geopolítica provocará un evento catastrófico de ciberseguridad

Adicionalmente, los panelistas destacaron la importancia de ofrecer programas educativos especializados que permitan incrementar el talento en esta área crítica. Consideraron que no se requiere sólo educación en los niveles superiores, sino también ofrecer a las familias mejor información para concientizar sobre la importancia de proteger sus datos y cómo poder estar seguros en el ciberespacio.

Al respecto, Wilberth Pérez Segura, líder del equipo de respuestas a incidentes de seguridad de la Universidad Autónoma de Yucatán (CSIRT-UADY), añadió que la formación en ciberseguridad debe ser de forma gradual, desde la academia mediante la incorporación de competencias en fundamentos básicos, que les permita a los usuarios formar su propia ética profesional.

El académico señaló también que se debe llevar la atención a vulnerabilidades ya identificadas pero que no han sido corregidas, por ejemplo, la falta de una figura de ciberseguridad en las organizaciones, como un CISO (Chief Information Security Officer), que ayude en la implementación de las estrategias requeridas para la protección en el ciberespacio.

En estas tareas, LACNIC también ha impulsado prácticas de colaboración y capacitación, además de reforzar alianzas con la comunidad de ciberseguridad. La organización estima que 35 países en el continente americano tienen algún tipo de legislación, mientras que cuatro no cuentan con ninguna política.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies