martes, noviembre 29, 2022
HomeREDES5GLa disputa por la banda de 6 GHz en México: 8 razones...

La disputa por la banda de 6 GHz en México: 8 razones para un enfoque equilibrado

México en el centro de atención en la disputa que libra el sector TIC para definir qué tecnología aprovechará el espectro de 6 GHz. Las organizaciones y empresas telco defienden una visión balanceada que permita impulsar el desarrollo de 5G, pues consideran que esta tecnología es clave para acelerar la transformación digital y cerrar la brecha digital en el país.

-

Sin una inclinación específica, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de México comenzó en noviembre de 2020 a estudiar cuál sería el uso más eficiente que le podría dar a la banda de 6 GHz (5,925 a los 7,125 MHz).

Después de la definición de algunos países (Brasil, Perú, República Dominicana, Colombia, entre otros) para destinar la banda a uso no licenciado, México es el centro de atención en la disputa que libra el sector de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para definir qué tecnología aprovechará este espectro en América Latina.

A finales de 2020, el órgano regulador lanzó una primera consulta para sondear la opinión de los interesados en la banda: desde ese momento, se manifestaron dos claros bandos, como se ha visto en el contexto internacional: las empresas de telecomunicaciones y los fabricantes tecnológicos.

Las primeras piden que las autoridades adopten un enfoque equilibrado, que permita utilizar al menos la mitad de las frecuencias (la parte alta de 6,425 a 7,125 MHz) para el desarrollo de la tecnología 5G, ya que este espectro será fundamental para satisfacer la futura demanda de nuevos servicios y aplicaciones de quinta generación.

Por otro lado, los fabricantes tecnológicos están moviendo todo su arsenal para convencer a los mercados de que asignen toda la banda de 6 GHz al uso libre (por el que no se tiene que pagar para aprovecharlo), con el objetivo de impulsar la tecnología inalámbrica Wi-Fi 6E.

Tímidamente, en mayo de 2021, el IFT decidió abrir otro proceso de consulta pública en el que ponía a consideración la aprobación del espectro de 6 GHz para el uso no licenciado, lo cual parecía favorecer al ecosistema inalámbrico del estándar Wi-Fi 6E y los miles de dispositivos que ya se están fabricando.

Sin embargo, a más de un año después la institución no ha emitido una decisión definitiva. Aunque en un principio se contagió del entusiasmo propagado por las empresas tecnológicas –como Facebook, Qualcomm, Apple, Intel, Samsung o Google–, después se tomó más tiempo y cautela para analizar el panorama, mientras cada vez se acerca más la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR) 2023.

En ese evento, organizado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), se discutirá, entre otros asuntos, la posible identificación de una porción de la banda de 6 GHz para los servicios móviles. Por eso, la industria llama a esperar o mantener una perspectiva equilibrada, de manera que el uso de este espectro no se comprometa y se defina un camino que no se podrá revertir.

Te recomendamos: Argentina | Defensa de 6 GHz para 5G: esperar para compartir y evitar errores irreversibles

Escenario actual de la banda de 6 GHz

En México, el rango de frecuencias de 5,925 a 7,125 MHz se encuentra atribuido a los servicios fijos por satélite, a los servicios fijos y móviles por satélite (tierra a espacio y espacio a tierra), y a los servicios fijos y móviles de la siguiente manera:

.

Actualmente, en el servicio fijo por satélite existen tres concesiones otorgadas a Satélites Mexicanos para explotar el segmento de 5,925 a 6,425 MHz en enlace ascendente, y otra en manos de Telecomunicaciones de México, para ocupar el tramo de 6,425 a 6,725 MHz en enlace ascendente.

También están vigentes 10 títulos habilitantes de autorizaciones y concesiones para la emisión y recepción de frecuencias relacionadas con los sistemas satelitales extranjeros que brindan servicios en territorio nacional.

El segmento de frecuencias de 5,925 a 7,125 MHz también se emplea para establecer radioenlaces punto a punto y punto a multipunto. Para este tipo de enlaces por parte de empresas productoras del Estado, entes de gobiernos y empresas privadas, el Sistema Integral de Administración del Espectro Radioeléctrico cuenta con mil 785 registros dentro de esta banda.

Las frecuencias de 6,445 a 6,775 MHz y 6,785 a 7,115 MHz están concesionadas para la operación de diversos radioenlaces destinados a comunicaciones de transporte ferroviario.

De acuerdo con el IFT, existen 176 radioenlaces de este tipo, que forman parte de un total de mil 785 registros en esta banda. Y aunque el segmento de 6,700 a 7,125 MHz se encuentra atribuido al servicio móvil a título secundario, no existen registros relacionados con este uso.

La banda de 6 GHz ha adquirido un notable interés en el país y alrededor del mundo, debido a que será fundamental para cerrar la brecha digital y satisfacer la creciente demanda de conectividad de usuarios y de un nuevo ecosistema de dispositivos y tecnologías.

8 razones para adoptar un enfoque balanceado

Casi dos centenares de interesados, entre empresas del sector, pequeños operadores rurales, representantes gremiales, organizaciones internacionales, integrantes de la academia, consultoras y la sociedad civil, manifestaron sus opiniones respecto a la banda de 6 GHz al Instituto Federal de Telecomunicaciones entre 2020 y 2021.

La inmensa respuesta a este proceso refleja la relevancia de este espectro radioeléctrico, pero también la diversidad de posturas y la falta de consenso. Si bien la visión de que esta banda es esencial para el crecimiento del ecosistema WiFi 6 se ha vuelto más popular ante los reflectores, también está la otra perspectiva que pone énfasis en 5G.

También lee: Colombia libera la banda de 6 GHz para WiFi 6

Los operadores móviles, los fabricantes de equipos de telecomunicaciones y las asociaciones que les representan coinciden en una serie de puntos acerca de por qué sería mejor esperar las definiciones de la CMR-23 y asignar al menos la mitad de la banda de 6 GHz al desarrollo de las redes celulares de próxima generación.

  1. 5G será el pilar de la transformación digital: en los próximos años, será la tecnología 5G la que se convierta en pilar del crecimiento económico y la productividad de las industrias, al mejorar la experiencia de la banda ancha y habilitar aplicaciones de Internet de las cosas, Nube, Inteligencia Artificial y Realidad Virtual, por ejemplo, para las necesidades específicas de cada sector.

Para poder respaldar esa futura demanda, Ericsson señala que las empresas necesitarán mayor ancho de banda de espectro en combinación de bandas bajas, medias y altas, incluido el rango de 6 GHz. La UIT estima que el despliegue de las redes 5G requerirá 15 GHz de espectro, pero la región de las Américas enfrenta un déficit de entre 6 a 8 GHz en las bandas por debajo de 24 GHz.

En ese sentido, la industria de telecomunicaciones coincide en que el IFT debería adoptar un enfoque balanceado que permita, al menos, usar la parte alta de la banda de 6 GHz para los servicios móviles bajo un esquema de licencia y la parte baja para el uso libre.

  1. Un enfoque equilibrado estimularía la innovación y las inversiones. Si se adopta esta perspectiva equilibrada, que contemple las necesidades espectrales de ambas tecnologías, se podría mejorar la experiencia de los usuarios de servicios móviles, destacan las organizaciones GSMA, la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (Asiet) y la Asociación Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), así como las empresas Huawei, Ericsson y Nokia.

Y, asimismo, las características técnicas de propagación de este espectro posibilitará implementar aplicaciones de banda ancha móvil mejorada, acceso inalámbrico fijo, manufactura 4.0, telesalud, vehículos autónomos y otros casos de uso en los que tanto el sector TIC como otras industrias verticales inyectarán cuantiosas inversiones. En cambio, muchas de estas aplicaciones no podrán ser soportadas por WiFi 6.

  1. Una decisión apresurada no será reversible: las empresas como Ericsson y Huawei coinciden en tener cautela y aguardar a que la UIT concluya los estudios técnicos para una posible identificación de las frecuencias de 6,425 a 7,125 MHz para los servicios móviles.

Liberar este espectro al uso sin licencia sería una decisión apresurada y difícil de revertir en un futuro próximo. La GSMA, por ejemplo, advierte que se deben realizar estudios de coexistencia en la banda de 6 GHz para definir si pueden convivir los actuales usuarios y WiFi.

El IFT planteó la posibilidad de implementar un sistema de coordinación de frecuencia automatizada (AFC) para que la tecnología inalámbrica pueda operar en entornos exteriores. Sin embargo, la GSMA y la Asiet opinaron que la AFC no ha sido probada por ningún país y se ignoran una gran cantidad de aspectos técnicos, jurídicos y de seguridad, por lo que no se recomienda su uso.

Adoptar un enfoque equilibrado es la mejor opción para anticipar las necesidades futuras de espectro. Si hoy los reguladores de la región aprueban el uso sin licencia de la banda de 6 GHz, en el futuro tendrán serias dificultades para revertir los efectos de su decisión, pues la cantidad de dispositivos WiFi crecerá sin control más allá de las fronteras geográficas.

  1. Todavía no hay formas comprobadas para evitar interferencias: la GSMA y la Asiet advierten que aún no hay suficientes pruebas para implementar algún sistema que permita evitar las interferencias entre nuevos usuarios y los usuarios actuales de la banda de 6 GHz.

Este espectro es uno de los rangos de frecuencias más bajos para backhaul móvil y, por tanto, uno de los más asequibles. Si el piso de ruido en la banda aumenta o interfirieran los servicios WiFi, se correría el riesgo de reducir la distancia del enlace y perjudicar a los usuarios, explicó la GSMA.

  1. La banda de 6 GHz permitirá brindar servicios más asequibles a los usuarios: al usar este espectro, los operadores podrán incrementar la cobertura y generar economías de escala similares a la banda de 3.5 GHz, lo cual se traducirá en que las personas recibirán servicios de Internet más asequibles.

Ericsson resaltó que la tecnología 5G servirá para entregar servicios de acceso inalámbrico fijo (FWA) en las zonas rurales del país, siendo una alternativa competitiva para mejorar la penetración y el rendimiento de la banda ancha fija fuera de las ciudades.

  1. 5G es esencial para llegar a la última milla: en línea con el punto anterior, Huawei planteó que la banda de 6 GHz permitirá a los operadores móviles contar con un gran ancho de banda contiguo para lograr un buen equilibrio de cobertura y capacidad, lo cual hará posible llegar a las localidades de más fácil acceso conocidas como la “última milla”, como en la región sureste del país, donde hay una mayor proporción de personas desconectadas.

Se espera que este espectro también habilite servicios de acceso inalámbrico fijo (FWA), el cual servirá especialmente para conectar hogares y pequeñas y medianas empresas debido a que su implementación es más asequible y rápida.

En contraste, WiFi sufriría las limitaciones de ancho de banda que existen en la última milla del país, debido a que por sí misma esta tecnología no incrementará la penetración de la banda ancha fija y sólo generaría beneficios a un pequeño porcentaje de la población.

  1. 5G ofrecerá mayor confiabilidad para aplicaciones en interiores y exteriores: los escenarios de uso de WiFi 6 son limitados en comparación con 5G, dado que principalmente los servicios funcionarán en interiores. Huawei observó que las redes inalámbricas WiFi no están diseñadas para soportar tecnologías que permitan la baja latencia y la mayoría de aplicaciones industriales de automatización tienen ese requisito.

Además, las organizaciones y las empresas del sector coinciden en que la tecnología de quinta generación tendrá un mejor rendimiento en una amplia gama de casos de uso de Realidad Aumentada y Realidad Virtual, donde se necesita un ancho de banda más grande.

  1. WiFi 6 tendrá una implementación limitada: aunque las redes WiFi desempeñan un rol relevante en la conectividad, la industria de telecomunicaciones advierte que su implementación será limitada en comparación con 5G.

Huawei puntualizó que aumentar la capacidad de la red WiFi no mejorará por sí misma la experiencia de las personas usuarias, pues las velocidades y el rendimiento dependen de la calidad de conexión de banda ancha al punto de conexión y del backhaul, y no de la disponibilidad de más espectro sin licencia.

Básicamente, WiFi depende de la disponibilidad de banda ancha fija, argumentó Ericsson, pero en México los enlaces fijos todavía tienen una muy baja penetración: en promedio, hay casi 15 enlaces de banda ancha fija por cada 100 habitantes y la velocidad promedio es de 37.23 Mbps.

Aunque la liberación de la banda de 6 GHz parecía ya haberse resuelto, luego de que mercados estratégicos en América Latina optaron por asignar toda ese espectro a WiFi 6E, ahora el escenario ha cambiado.

En septiembre de este año, Chile, que ya había aprobado el uso no licenciado, cambió de opinión y limitó la operación del uso libre únicamente a la parte baja de la banda, en espera de las determinaciones de la CMR-23.

Las frecuencias en la parte alta se mantendrán en reserva, mientras se discute un enfoque más equilibrado para la asignación de la banda de 6 GHz, algo que probablemente también suceda en México.

Violeta Contreras García
Violeta Contreras García
Violeta Contreras es editora de contenidos multimedia especializada en telecomunicaciones de Iberoamérica
- Advertisment -

Publicidad