lunes, noviembre 28, 2022
HomeDPL NEWSLa Asociación de Internet desaparece tras divorcio entre las Big Tech

La Asociación de Internet desaparece tras divorcio entre las Big Tech

El grupo de presión de Silicon Valley se disuelve debido a la ruptura y los diferentes intereses entre las plataformas tecnológicas.

El divorcio de las grandes empresas tecnológicas (Big Tech) dejó huérfana y, finalmente, moribunda, a la Asociación de Internet. Hace unos días, el grupo que defendía los intereses de la industria de Silicon Valley anunció que desaparecerá.

La Junta Directiva decidió disolver la organización en este final de año, luego de casi una década de vida y de “un tremendo crecimiento y cambio” en la industria desde que el grupo de presión se formó para ser la voz de las compañías en Washington.

Por medio de un comunicado, la Asociación anunció su retirada y no dio muchas explicaciones. Pero los medios estadounidenses Político y Financial Times (FT) indicaron que la causa de la desaparición es la ruptura entre los miembros del grupo, pues enfrentan tensiones entre sí y defienden distintos intereses.

Hace unos meses, Microsoft y Uber dejaron la organización, lo que significó la pérdida de apoyo financiero de dos importantes compañías de la economía digital. El resto de los socios también visualizaron que ya no podían defender un frente común.

“Microsoft se ha dado cuenta de que no quiere estar asociado con Google, Facebook y Amazon”, dijo Barry Lynn, director Ejecutivo de Open Markets Institute, un grupo antimonopolio, a FT. Probablemente, a las grandes plataformas tecnológicas, como Microsoft, ya no les retribuía pagar las membresías para sostener a la Asociación sin ver los resultados esperados.

También lee: Senadores de EE. UU. presentan iniciativa para limitar adquisiciones de Big Tech

Las redes sociales de Meta, Instagram y Facebook, por ejemplo, se están enfrentando a duros cuestionamientos de legisladores y reguladores por sus prácticas comerciales que posiblemente afectan a los usuarios, sobre todo menores de edad, y por su responsabilidad ante los mensajes de Trump en el asalto al Capitolio.

Precisamente, empresas como Microsoft no quieren mancharse de esas problemáticas y los efectos que desencadenaría en materia regulatoria y de política pública. La Asociación de Internet defendió mantener la Sección 230 de la Ley de Decencia de las Comunicaciones, que exonera a las plataformas de los contenidos que publican los usuarios. Sin embargo, recientemente Meta se ha mostrado abierta a cambios en la ley.

Además, el grupo de presión no se involucró ampliamente en el debate antimonopolio que ha cimbrado a las empresas de Internet, incluidas Facebook, Google, Apple y Amazon (pero no Microsoft).

Recién en julio Joe Biden firmó una orden ejecutiva que, entre otros temas, apunta a finalizar con las prácticas anticompetitivas de las compañías tecnológicas y hacer un duro escrutinio sobre las fusiones y adquisiciones que se han dado en el sector, pues considera que las grandes firmas han comprado a jugadores pequeños para fortalecer su posición de mercado.

Las plataformas tecnológicas se prepararán para sortear los cuestionamientos de los órganos reguladores, los legisladores y la Casa Blanca, pero ahora lo harán cada una por su cuenta a través de sus grupos de cabildeo. Facebook y Amazon son las firmas que más han gastado en sus estrategias de cabildeo en Estados Unidos, según OpenSecrets.

Violeta Contreras García
Violeta Contreras García
Violeta Contreras es editora de contenidos multimedia especializada en telecomunicaciones de Iberoamérica

Publicidad

LEER DESPUÉS