Japón tiene el ambicioso proyecto de lanzar vehículos autónomos en los Juegos Olímpicos Tokio 2020

En los siguientes juegos olímpicos y paralímpicos de Tokio 2020, Japón tiene grandes planes para mostrar al mundo que sigue estando a la vanguardia en tecnología.

No sólo habrá seguridad biométrica tanto para los atletas como para los asistentes sino que además su gobierno planea lanzar una flota de vehículos autoconducidos.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha experimentado con la tecnología sin conductor, además de haber completado varias pruebas de manejo de alto perfil en 2013.

El progreso desde entonces ha sido lento pero constante, con las marcas japonesas Toyota, Honda y, más recientemente, Hitachi participando en la creación de tecnología autónoma que impulsa la economía.

Toyota planea proporcionar sus autos sin conductor e-Palette para transportar competidores alrededor de la aldea del atleta como parte de una flota de 3 mil vehículos. Esto será junto a dos tipos diferentes de nuevos vehículos de “celda de combustible” propulsados ​​por una reacción química entre el oxígeno y el hidrógeno.

La e-Palette sin conductor, que se presentó de manera conceptual en enero de 2018, será completamente eléctrica, con forma de cubo, sin el asiento del conductor y el volante, o cualquier control manual.

En julio de 2018 inició un experimento sin conductor de un mes de duración donde se hicieron pruebas en calles de la ciudad para taxis autoconducidos, realizados por ZMP, un desarrollador de tecnología rival de Toyota y Uber.

El éxito de este experimento, con otros planeados para el próximo año, es un buen augurio para las esperanzas de Tokio de hacer posible la movilidad sin conductor antes de la ceremonia de apertura.

El gobierno japonés tiene la intención de comercializar el sistema sin conductor a partir de 2022, lo que implica una gran estrategia de innovación global que incluye planes para centrales eléctricas virtuales y varias tecnologías de Inteligencia Artificial.