Japón subsidiará proyecto de chips de NTT, Intel y SK Hynix

El gobierno de Japón subsidiará con más de 300 millones de dólares un proyecto de semiconductores promovido por NTT, Intel y SK Hynix.

Crédito: Adobe Stock

Japón destinará alrededor de 45 mil millones de yenes (305 millones de dólares) para un proyecto de semiconductores de vanguardia impulsado por el gigante nipón de las telecomunicaciones NTT, el fabricante estadounidense de chips Intel y la empresa surcoreana SK Hynix.

La financiación del proyecto para desarrollar semiconductores ópticos que permitan el procesamiento de datos de alta velocidad con un menor consumo de energía se produce en un momento en que Japón, en coordinación con sus aliados, Estados Unidos y Corea del Sur, pretende ganar una base más sólida en la industria de los semiconductores.

Japón ha tomado partido en la batalla tecnológica que libran Estados Unidos y China: desde 2023 siguió los lineamientos de Washington y también restringió las exportaciones de equipos de chips al gigante asiátiaco.

La investigación y el desarrollo de semiconductores se han visto impulsados por la expansión de la Inteligencia Artificial y otras tecnologías digitales que requieren el procesamiento de enormes cantidades de datos (Big Data).

También lee: ‘En 2024, IA Generativa pasa de la teoría a la práctica’: Dell

“Esperamos que, al permitir comunicaciones más rápidas y reducir el consumo de energía, cambien las reglas del juego en el futuro”, dijo Ken Saito, ministro de Economía, Comercio e Industria, en una conferencia de prensa.

NTT está impulsando el desarrollo de semiconductores ópticos como una tecnología clave para su Red Óptica e Inalámbrica Innovadora (IOWN), una plataforma avanzada que ofrece comunicación de alta capacidad con retardo de tiempo reducido.

El gigante de las telecomunicaciones espera que estos chips reduzcan significativamente el consumo de energía al emplear luz en vez de electricidad durante el procesamiento de datos.

NTT ha estado colaborando con empresas líderes en el extranjero, incluida Intel, con el objetivo de poner en funcionamiento la red IOWN a nivel mundial para 2030. Y considera que los servicios IOWN serán útiles en diversas áreas, como la conducción autónoma y la telemedicina.