Inteligencia Artificial debe crear sociedades inclusivas: Unesco

El desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) debe contemplar la reducción de las brechas sociales, de género, digitales, y ser inclusivas para toda la humanidad, por lo que este debe ser el principal objetivo de su impulso, aseguró Gabriela Ramos, subdirectora General de Ciencias Sociales y Humanas de la Unesco.

Durante el foro México y la Recomendación de la Unesco sobre Ética de la Inteligencia Artificial”, organizado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), Gabriela Ramos insistió en que toda revolución tecnológica debe estar enfocada en servir a la humanidad y no sólo a algunos cuantos.

La representante de la Unesco señaló que parte de la revolución de la Inteligencia Artificial debe contemplar también el cuidado de los recursos naturales y el medio ambiente.

Incluso aseveró que el desarrollo de la Inteligencia Artificial actualmente no está contribuyendo a cerrar las brechas, sino a abrirlas, por lo que organizaciones como la Unesco trabajan en las recomendaciones para evitar que ello ocurra.

Grabiela Ramos Unesco

“El mensaje fundamental de la Unesco es que cualquier revolución tecnológica tiene que servirnos a la humanidad para lograr nuestros objetivos más importantes, los cuales tienen que ver con los objetivos sustentables, pero también formar sociedades inclusivas, como respetar el medio ambiente o equidad de género. Y la pregunta es si este poder tecnológico de la Inteligencia Artificial está contribuyendo a construir este tipo de sociedades o no, y la respuesta es no, porque siempre se privilegia a algunos cuantos.

“Al final del día se pide un cambio del modelo de negocios de estas tecnologías, de la forma en que se han venido desarrollando, porque están altamente concentradas en ciertos países, culturas e idiomas. Los algoritmos están reproduciendo desigualdades, y el poder que tienen estas tecnologías para ayudar se opacan”, apuntó Gabriela Ramos.

Recomendamos: Articulación y formación, claves para el desarrollo de la Inteligencia Artificial en América Latina

La especialista señaló que la ética de la Inteligencia Artificial no tiene sólo un ángulo en el mundo de la propia IA, sino que se trata de un marco que engloba las normas y principios para el desarrollo y las aplicaciones.

Comentó que las tres principales normas de la IA son, primero, el respeto, protección y promoción de los derechos humanos, las libertades fundamentales y la dignidad humana; el segundo se trata de la prosperidad del medio ambiente y de ecosistemas; el tercero es garantizar la diversidad y la inclusión, y finalmente vivir en sociedades pacíficas, justas e interconectadas.

Por su parte, Arturo Robles, comisionado del IFT, comentó que es necesario definir ahora cuáles podrían ser los alcances de la IA. Dijo que por eso se imponen enormes desafíos a la seguridad de las personas, inclusive en la toma de decisiones cuando la suma de las máquinas sea mayor a las decisiones de los humanos.

“El uso de las máquinas para tomar o para ganar entre administraciones o entre países determinadas decisiones políticas o geopolíticas es otro de los temas que tenemos que tener en cuenta de cuándo llegará y que ya nos está alcanzando. La Unesco nos plantea retos importantes como salvaguarda de derechos, libertad de expresión, no discriminación, capacidad de decisión de los algoritmos, y qué pueden hacer todos los dispositivos que los usamos a diario”, señaló el miembro del Pleno del órgano regulador mexicano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies