Intel apuesta por una red 5G abierta y flexible

Compañía generalmente conocida por su oferta e innovación en el terreno de los procesadores para computadoras personales, servidores y centros de datos, Intel decidió aprovechar esta experiencia para ingresar el mercado de las redes de telecomunicaciones, en el cual ha invertido más de 20 años en conformar un portafolio que permita redes 5G abiertas, flexibles y a un costo eficiente.

En entrevista para DPL News, Jeni Panhorst (@jeni_p), vicepresidente de Data Platforms Group en Intel, explicó que hace 10 años los operadores de telecomunicaciones se enfrentaron a un importante punto de inflexión ante la aparición de los smartphones y el creciente consumo de datos en las redes 3G, un reto para el cual las redes fabricadas para atender servicios de voz, no estaban 100 por ciento preparadas.

dplnews Jeni Panhorst jb160720

“Estas redes fueron diseñadas para servir el tráfico de voz y ahora tenían que ser rediseñadas para hacer frente a la afluencia masiva de dispositivos y datos de los usuarios. Aunque (las redes) se construyeron para tener una alta confiabilidad, ser activos nacionales y redes de servicios públicos, ahora también deben ser construidas para obtener flexibilidad”, señaló Panhorst.

Estos nuevos retos se presentaron a Intel como una oportunidad de entrada en el mercado de telecomunicaciones, luego de haber construido experiencia con proveedores de nube y servicios de TI empresariales en la transición hacia tecnología y modelos de negocio de Cloud y de cómputo basado en servidor. 

Los operadores de telecomunicaciones adoptaron estos mismos principios a las redes para obtener la flexibilidad requerida. Lo anterior permitió implementar la Virtualización de las Funciones de Red (NFV), donde Intel pudo aprovechar su tecnología y productos como el procesador Xeon.

“Tenemos una infraestructura de red que puede cambiar con la demanda. Esa capacidad de adaptarse de manera más flexible proviene de una red más programable donde ahora los equipos no son de capacidad y función fija. En realidad es una capacidad flexible y multifunción, debido al movimiento hacia una infraestructura basada en el servidor, algo que Intel hace bien en términos de tecnología y de habilitación del ecosistema”, agregó.

Cristina Rodríguez (@CristinaR_5G), directora general de la División de Acceso de Red Inalámbrica, destacó la necesidad de los operadores de contar con “una red flexible y ágil que sea desplegada de forma rentable” ante la llegada de las nuevas redes 5G que deberán atender múltiples industrias y casos de uso.

“La base de esta transformación de la red se llevó a cabo hace una década, trabajando con nuestros clientes finales, proveedores de servicios, el ecosistema; tomamos la funcionalidad en el hardware construido a través del Core y ejecutamos la misma funcionalidad en el software a través de NFV y SDN, aprovechando la arquitectura basada en servidor que debería brindarnos una red que pueda orquestarse y automatizarse de manera muy eficiente”, consideró Rodríguez en entrevista.

La evolución del RAN que impulsa Intel

Las expectativas que se desarrollan alrededor de 5G continúan incrementándose, ante la capacidad necesaria para atender múltiples casos de uso, desde la tradicional conectividad para dispositivos móviles de usuario, hasta redes y dispositivos industriales o nuevas ofertas en multimedia, incluidas Realidad Virtual y Aumentada. 

Para cumplir dichas expectativas se requieren nuevos enfoques en el despliegue de redes, tales como redes privadas y públicas, red distribuida contra centralizada o full-cloud, configuración Massive MIMO, espectro en bandas milimétricas mmWave y sin licencia, entre otras múltiples configuraciones.

Rodríguez considera que hay una mayor necesidad de innovación y evolución en la RAN que permita un conjunto diverso de despliegues. La RAN es básicamente el elemento de la red de telecomunicaciones que provee la conectividad de radio y conecta los dispositivos como smartphones con el Core de la red.

El mercado de equipo móvil RAN se estima que tiene un valor de 33 mil millones de dólares hasta 2019, con una expectativa de crecimiento de hasta 36 mil millones hacia 2023, según información del Telecom Infra Project, una organización enfocada en el desarrollo de soluciones abiertas, desagregadas y estandarizadas, donde Intel tiene la co-presidencia. Se estima que los tres principales fabricantes de equipo (Ericsson, Nokia, Huawei) acaparan 80 por ciento de este mercado.

Intel busca una posición relevante en el segmento de estaciones base, donde alcanzará su meta de proveer 40 por ciento de los procesadores para este segmento en 2021, un año antes de lo esperado por la propia compañía. 

Rodríguez explicó en entrevista que mientras los operadores buscan aprovechar su actual despliegue de red para evolucionar de 4G hacia 5G, comienzan a explorar nuevas alternativas en el despliegue de RAN más allá de la forma tradicional, ya sea una RAN virtualizada o RAN Cloud de extremo a extremo.

Con las nuevas características de 5G, la RAN ha comenzado a evolucionar hacia un enfoque basado en software y de apertura en interfaces e implementación. Intel es uno de los principales contendientes en la aplicación de principios de diseño centrados en software para el desarrollo de RAN virtualizada optimizada para la operación y despliegue desde la nube.

“Al tener ese enfoque nativo en la nube, podemos llevar cosas como la plataforma común de software desde el Core hasta el borde de la red, habrá una oportunidad para una implementación más rápida de nuevo software y características y tener interfaces comunes de plataforma estándar. Habilitación de nuevas ofertas de servicios y modelos de ingresos, aprovechando la economía de escala del servidor, flexibilidad y agilidad que brinda esta arquitectura cuando implementa una red nativa de nube de extremo a extremo”, agregó.

Rodríguez explicó que la RAN tradicional se basa en hardware fijo y personalizado ubicado en las estaciones base, optimizados para hacer frente a ciertas cargas de trabajo (workloads) específicas. Al contrario, el enfoque vRAN se encarga de llevar esos workloads hacia la arquitectura de servidor, bajo una arquitectura Xeon donde se pueden utilizar tecnologías como SDN, NFV o network slicing. Este nuevo enfoque permite una mayor flexibilidad para administrar los workloads y la red, mayor escala y automatización, se reduce el tiempo de comercialización, así como la inversión (Capex) y el costo de operación (Opex).

“Ambas arquitecturas tienen un lugar en la industria, pero con todos los casos nuevos y toda la innovación que enfrentan 5G y Edge, cada vez es más importante la virtualización y la nube de la red y vemos un tremendo impulso en la industria para adoptar RAN virtualizada”, señaló la directiva.

Rakuten Mobile de Japón, una compañía nativa en la nube de servicios en línea, lanzó la red vRAN más grande del mundo con más de 4 mil sitios celulares LTE en abril de 2020, con planes de extenderse a nivel nacional y 5G en los próximos años.

Rodríguez señaló que la red de Rakuten “es una red virtualizada completa implementada con tecnología Intel y que ejecuta el portafolio completo de funciones de red virtualizadas en toda la red”. 

Otros ejemplos incluyen la alianza entre VMWAre y Deutsche Telekom para la implementación de una plataforma vRAN, o Telefónica que se ha asociado con diferentes proveedores para impulsar tecnologías abiertas en RAN.

En el caso de Rakuten, un operador greenfield (que no contaba con una red previa de telecomunicaciones), la adopción de vRAN le permitió un despliegue acelerado y un costo competitivo. Sin embargo, Rodríguez señala que un operador consolidado (brownfield) puede aprovechar las mismas ventajas.

Asimismo, consideró que las redes privadas pueden aprovecharse de esta tecnología. “Puedes tener tu red privada o empresarial enfocada en tus objetivos dentro de tu rango de precios, con todas las posibilidades para el uso de arquitecturas de servidor sobre la que está construida, es decir, flexibilidad, escalabilidad, automatización, orquestación y una plataforma abierta para el despliegue de nuevas aplicaciones”.

Destacó también el papel de la plataforma FlexRAN de Intel, diseñada para el trabajo con los procesadores Xeon, “enfocada para acelerar el desarrollo del ecosistema para la virtualización de RAN”. Aproximadamente, 80 compañías en el mundo han adoptado FlexRAN para dar soporte a la conectividad de redes 4G y 5G.

Intel es miembro de la O-RAN Alliance, una iniciativa multicompañía enfocada en la evolución de RAN abierta, basada en una RAN virtualizada abierta, white-box (sin marca) hardware e interfaces comunes estandarizadas.

Para Rodríguez, el despliegue de vRAN en América Latina puede jugar un papel importante. Estas soluciones permiten un despliegue de red con mayor eficiencia en costos, aprovecha las economías de escala de los servidores, representa una plataforma donde los workloads se ejecutan en software y permite que la red sea actualizada y administrada fácilmente.

La flexibilidad de las redes para identificar y atender los diferentes casos de uso será un punto clave del futuro 5G, de modo que no se tengan redes sobre aprovisionadas o sin los requerimientos necesarios para atender estas aplicaciones y las expectativas de los usuarios.

“Cuando hablamos de 5G, no se trata solo de la conexión del usuario, también de los servicios conectados, todos los casos industriales o verticales. Para hacer una implementación tan masiva y una penetración tan grande en todos los aspectos de nuestra vida, se necesita algo como la virtualización. Por otro lado, tiene que ser rentable, entonces esa ventaja de costos puede beneficiar a toda la industria, incluidos los usuarios”, destacó Rodríguez.