Huawei celebra 20 años en Chile, país con buenas notas en materia digital pero desafíos en zonas rurales

Subtel trabaja en subsidios a la demanda y programas para conectividad fija fuera de los centros urbanos.

Huawei festejó 20 años de presencia en Chile en un evento en el que hubo espacio para la conversación sobre la realidad y los desafíos locales en materia de conectividad. La actualidad está marcada por una dualidad: se ha logrado una serie de objetivos que ubican al país por encima de sus pares en la región, como en el despliegue de 5G pero, al mismo tiempo, hay retos como el pleno entendimiento de la importancia de lo digital y la llegada a sitios no rentables para los operadores.

“Hay que pensar y apuntar dónde están los países, pero también cómo está cada uno por dentro, con sus especificidades y desafíos”, inició Sergio Scarabino, de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), quien también enfatizó que debe trabajarse en conjunto para achicar la brecha entre zonas urbanas y rurales. Entre los puntos positivos de América Latina dijo que “es la única región del mundo en el que las mujeres tienen mayor uso de Internet que los hombres”.

En la comparación con los precios que hoy se pagan en las economías de ingresos altos, “la canasta de banda ancha móvil cuesta casi 10 veces más en las economías de ingresos medianos y bajos y casi 30 veces más en las economías de ingresos bajos”, dijo el ejecutivo en relación a la importancia de llegar a los no conectados, tanto a quienes no están alcanzados por redes como a quienes no acceden por temas de asequibilidad o falta de interés, lo que se traduce en desconocimiento de los beneficios de estar conectado.

El congreso estuvo liderado por Marcelo Pino, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Huawei para América Latina y el Caribe, quien mantuvo una conversación con personal de Puerto Williams para exponer la importancia de la conectividad 5G en el extremo sur del país. Desde el hospital local William Solís explicó que con el acceso se pueden enviar rápidamente estudios de alta complejidad a la capital, mejorar las prestaciones y robustecer el servicio que se le ofrece: “La conectividad acerca al paciente a la medicina”, indicó.

xdY24whgY7mI5TMGGzp4BoKN4YQgDiEjxxW0 Opl8mSPfS z6itGE3Cy9oIthD0KWUJPgIloXH3Ydj2uAeKjBTTVajPUVXSG8WzhmXesC nsvvBnTASjaI20NaOeJSYHb4EarBTiX 9PezQcn5On1Zk

Panel de desafíos

“En la región hay una fuerte brecha de demanda que responde principalmente a la asequibilidad. Hay que resolverlo. Estamos trabajando también en el concepto de conectividad efectiva, que es no sólo tener conectividad, sino también dispositivos y herramientas para aprovecharla”, inició Fernando Rojas, coordinador de la Agenda Digital Regional de Cepal, en el marco de un panel en el que se discutieron retos digitales urgentes para la región en general y en Chile en particular.

Tras las palabras de Valtencir Mendez, de la Unesco, habló Marcelo Rute, jefe del Fondo de Desarrollo de Telecomunicaciones de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel). Consideró que la conectividad en Chile es “alta pero quedan zonas por trabajar, en especifico sitios alejados” que fueron ejes de los distintos programas del Estado en materia de conectividad. “El 35 por ciento de los hogares no tiene conectividad fija”, indicó y dijo que el regulador está trabajando en un programa para llegar con fibra óptica a hogares rurales e intermedios.

Tras indicar que también está en desarrollo para el año próximo un nuevo programa con foco en pueblos indígenas, Rute expuso que desde la Subtel se está trabajando en los mecanismos para un subsidio a la demanda, lo que podría darse a partir de la aprobación del proyecto de ley de Internet como Servicio Público, y en cambios en el régimen para agilizar el despliegue de infraestructura en el país.  Entre todos los proyectos, el monto de inversión previsto por el regulador es de 110 mil millones de pesos (unos 130.3 millones de dólares).

“Hoy un permiso puede demorar dos años”, aportó Rodrigo Ramírez Pino, presidente de la Cámara Chilena de Infraestructura Digital. En su repaso habló de la necesidad de dimensionar la importancia que tiene el sector y consideró “emblemático” el proyecto Fibra Óptica Austral (FOA), del que se conocerá su impacto en cifras en algunos meses. “Tenemos esfuerzos y buenas ideas pero nada se lee con nada, es necesario unificar para lograr los desafíos”, cerró Ramírez Pino.