Habilidades blandas y duras en la transformación digital de las empresas

Más empresas mexicanas apuestan por la transformación digital, pero aún queda trabajo por hacer para sacarle el máximo provecho, de acuerdo con un reciente estudio de INESDI

La investigación revela que si bien 73% de las empresas ya inició su proceso de digitalización, sólo 60% considera llevarlo a cabo de manera exitosa. Se requiere desarrollar habilidades duras como programación y conocimientos técnicos, pero también blandas como liderazgo y resolución de conflictos

Esto porque la implementación de la automatización, Inteligencia Artificial y otras herramientas digitales involucra un cambio cultural más allá de lo tecnológico. Las habilidades duras aportan experiencia específica, mientras que las blandas permiten enfrentar con agilidad los nuevos retos. Su desarrollo integral marcará la diferencia.

Enfoque estratégico de la digitalización

La digitalización, como decisión estratégica, debe entenderse como un habilitador continuo de actualización periódica más que un fin. Esto permite acompañar de forma óptima los cambios en el mercado a través de la competitividad y la evolución de procesos productivos.

Definir hasta qué punto las empresas se adaptan al futuro es clave, pues los formatos digitales transforman radicalmente la manera de operar. Hoy muchas industrias se han convertido principalmente en empresas de software, funcionando mediante plataformas e información generada que permite implementar mejoras.

La transformación digital en una empresa de casi 250 años

El caso de Takeda y su Innovation Capability Center destaca como ejemplo de Revolución 4.0. Esta biofarmacéutica de 250 años, exitosa en cada innovación industrial, desarrolla soluciones digitales globales a través de este centro de transformación.

Con nuevas tecnologías en más de 80 países, la compañía japonesa conoce los retos pero también los beneficios de la adaptación constante. Desde una perspectiva colaborativa en Europa e India, optimizar procesos aporta eficacias a la compañía.

Ya sea con capacidades internas como Takeda, u outsourcing, las organizaciones buscan la sustentabilidad a través de la inevitable transformación digital, clave para el futuro.

El ascenso estratégico de las TI

Las áreas de TI han escalado en relevancia dentro de las empresas hasta convertirse en parte central del negocio. Ahora se atraen profesionales con mentalidad ágil que entienden la mejora continua como un proceso optimizable pero no terminado.

La escucha activa y apertura a interactuar con todo el ecosistema también se persigue, a fin de aprender del entorno, generar conocimiento e impulsar la innovación mediante la interacción de todos los involucrados.

La Revolución 4.0 se determina por la suma de todas las partes, donde cada stakeholder participa y se beneficia gracias a las tecnologías digitales que permiten intervenir procesos de manera inteligente buscando optimización y resolver problemas específicos.

Capacidades duras buscadas por las empresas en transformación digital

La digitalización requiere profesionales altamente especializados, tanto una oportunidad para los trabajadores como un desafío empresarial.

Enfrentar la Revolución Industrial 4.0 demanda incorporar talento multidisciplinario capaz de crear soluciones digitales, con experiencia más allá de la academia.

Centros como el Innovation Capability Center de Takeda, siempre en búsqueda de talento que enriquezca su labor, demuestran esta necesidad.

La transformación digital conlleva profundos cambios organizacionales y culturales, afectando las habilidades de los colaboradores. Las compañías deben considerar estos aspectos y prepararse para aprovechar las nuevas tecnologías de forma efectiva.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies