domingo, enero 29, 2023
HomeTECNOLOGÍAGuatemala | Medios de pagos digitales: una tendencia que crece a paso...

Guatemala | Medios de pagos digitales: una tendencia que crece a paso firme con un 20% en 2022

Prensa Libre Agustín Ortíz

Antes de la pandemia, se calcula que alrededor del 9% de todas las transacciones con tarjeta de crédito y débito en Guatemala se realizaban a través de tarjeta no presente, es decir, por vía virtual. En 2022, se espera que esa modalidad cierre con un 20%, lo que equivale a un crecimiento de 11% en dos años.

“En general, podríamos decir que hoy tenemos un 80%-20% en cuando al uso de medios de pago digitales frente a los efectuados con tarjeta presente (realizados en persona al momento de la venta). Hemos visto que en los últimos años el e-commerce en Guatemala ha crecido entre 35% y 40% y obviamente, la pandemia ocasionó un hit muy importante, aunque ahora va en disminución, como pasa en todo el mundo”, dijo Luis Gómez, fundador y gerente general de Paggo, una Fintech guatemalteca.

Hugo García, gerente general de QPayPro, empresa de soluciones de pagos en línea con tarjeta, también opinó que la crisis sanitaria vino a acelerar el comercio electrónico en lo equivalente a 10 años, lo que ha contribuido a un dinamismo de los medios de pagos digitales. “Antes, solo cinco de cada 10 personas compraban habitualmente en línea; hoy estamos hablando de 8, quienes compran por internet al menos una vez por mes”, explicó.

Qué los impulsa

Los especialistas indican que dos elementos han impulsado el auge de los medios de pago digitales: el comercio electrónico a través de las redes sociales y los servicios de mensajería, puesto que las personas prefieren realizar sus compras por estas vías, en lugar de utilizar las tiendas en línea.

García expuso que al menos el 85% de las compras en línea se registra en Messenger de Facebook, seguido por WhatsApp y es un fenómeno que ha impulsado la diversificación porque permite ofrecer a los clientes algunas opciones distintas de pago por medio de links de pago, códigos QR o POS virtual.

“Lo que pasa en Guatemala es que tenemos mucha demanda, pero no hay suficiente oferta, pues hasta ahora solo había dos operadores para este tipo de transacciones. Las Fintech intentamos resolver ese problema con soluciones más rápidas, más baratas, sin suscripciones ni mensualidades y más accesibles para emprendedores”, agregó Gómez.

Y a su criterio, el crecimiento de los medios de pagos digitales en el 2023 podría estar entre el 15% y 20%, porque en el país se registra un crecimiento del comercio electrónico, en alrededor de 35% anual. Y esta tendencia es congruente con lo que sucede en el resto de la región.

Auge en Latinoamérica

De acuerdo con el documento titulado “Acelerando los pagos digitales en América Latina y el Caribe”, del Foro Económico Mundial, y el laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID-Lab), “la pandemia de COVID-19 ha acelerado esta tendencia debido al aumento del número de consumidores que han optado por los pagos digitales”.

“Las empresas que optaron por la vía digital aumentaron sus ventas entre 20 y 30 puntos porcentuales más que las que no realizaron la transición a la venta electrónica. En ALC (América Latina y el Caribe), los pagos digitales se convirtieron en el método preferido de compra y el comercio electrónico creció un 18% en 2020”.

Según ese estudio, en 2020, el número de cuentas móviles activas aumentó un 67% y los pagos digitales constituyen además un potente impulsor del comercio electrónico, ya que permiten a las empresas la posibilidad de llegar a una mayor cantidad de clientes a través de las ventas en línea y proporcionan una gama de medios de pago más amplia y segura para los consumidores.

Luca Napoli, consultor de Servicios Financieros de MongoDB, software de gestión de bases de datos, dijo que el mercado de pagos digitales está floreciendo en el mundo, impulsado por las nuevas tecnologías y las tendencias globales. Con una valoración de más de US$68 mil millones en 2021 y expectativas de crecimiento de doble dígito durante la próxima década, los mercados emergentes están liderando el camino en términos de expansión relativa.

“Un panorama que una vez fue dominado por grandes bancos y compañías de tarjetas de crédito ahora está siendo atacado por disruptores interesados en capturar una cuota de mercado. Cabe destacar cómo la pandemia ha sido una gran catalizadora en el aumento de la inclusión financiera al fomentar medios de pago alternativos y nuevas formas de pedir préstamos y ahorrar. Estos nuevos servicios digitales son, de hecho, más fáciles de acceder y consumir”.

Es así como en América Latina y el Caribe, el Covid provocó un aumento dramático en los pagos sin efectivo: el 40% de los adultos realizó una compra en línea de los cuales, el 14% lo hizo por primera vez en su vida.

Según el consultor de MongoDB, los bancos establecidos aún poseen la mayor parte del mercado de pagos digitales, sin embargo, las Fintech han estado amenazando este dominio, aprovechando su agilidad para actuar rápidamente y satisfacer las necesidades de los clientes de formas innovadoras y creativas.

“Su estrategia enfocada a móvil y digital les está ayudando a capturar y retener al segmento más joven del mercado, que exige experiencias integradas en tiempo real con las que pueden interactuar tan sólo pulsando un botón o escaneando un código QR”, reiteró Napoli.

Lo que viene

Precisamente, para el 2023, la industria de pagos basados en tecnología está enfocando sus recursos en códigos QR, principalmente en lo relativo a los interpolables, lo cual significa que el cliente puede escanearlo y elegir en cuál banca electrónica realizará su pago.

Otra modalidad que se abre camino es del POS móvil, un mecanismo que permite validar transacciones mediante la tarjeta de débito desde el teléfono y así realizar el pago en el punto de venta, mediante transferencia inmediata.

De acuerdo con Gómez, en Guatemala circulan alrededor de 4.5 millones de tarjetas y únicamente hay unos 100 mil procesadores de pago POS, que se enfocan en el mismo mercado en la cúspide de la pirámide (gasolineras y supermercados, entre otros).

“Nos dimos cuenta de que en el país hay más o menos 7.8 millones de smartphones, entonces usamos la aplicación que se conectará a un POS para realizar transacciones. Hoy, de las más de 600 mil pymes, solo el 1% acepta tarjetas de crédito o débito, por lo que más de medio millón de ellas están desatendidas”, expuso.

García añadió que otra tendencia es el de pago a través de criptomonedas. Lo cual significa la posibilidad de pagar con criptoactivos. Sin embargo, esta es una opción incipiente pues tanto clientes como comercios, aún están en etapa de aprendizaje.

“Existe una gran oportunidad, pues al no solo tener la opción de pagar en efectivo contra entrega, se le puede ofrecer al cliente un abanico de opciones y es el quien al final decide cómo quiere pagar. Los mayores desafíos siguen siendo culturales y de bancarización”, afirmó.

Índice de madurez

Recientemente, Visa, a través de su área de consultoría estratégica, Visa Consulting & Analytics, presentó un análisis de la situación de los municipios de Guatemala respecto a su nivel de preparación para la adopción y aceptación de pagos digitales, denominado “Índice de madurez para la adopción de pagos electrónicos”.

Los datos incluyen datos como la cantidad de transacciones y volúmenes de pagos digitales realizados por habitantes de las ciudades; tarjetas de débito y crédito emitidas; calidad de infraestructura que impacta la disponibilidad de pagos electrónicos en las ciudades; e información demográfica.

Con base en esos datos, los 340 municipios en Guatemala se agruparon en cuatro niveles según su grado de madurez para la adopción de pagos electrónicos:

Avanzados: Este nivel incluye los municipios en donde el sistema de pagos electrónicos es robusto. El 3% de los municipios del país están en esta categoría, entre estos: Guatemala, Quetzaltenango y Antigua Guatemala. Según el índice, en los últimos 12 meses, el volumen de pagos con tarjetas en Guatemala creció un 24% y el 85% de esa cifra se originó en los 10 municipios que componen este nivel.

  • En transición: Aquí se incluye municipios en los que el sistema de pagos electrónicos se está desarrollando o sea, 5% del total, entre los que están: San Bartolomé, Santa Lucia Milpas Altas, La Esperanza, San José Pinula, Amatitlán y Chiquimula.
  • Emergentes: Los municipios incluidos en este nivel muestran un sistema de pagos electrónicos poco desarrollado, con bajo índice de adopción. Un 42% de los municipios del país se encuentran en esta categoría.
  • Incipientes: En este nivel, el sistema de pagos electrónicos no está desarrollado y en esa situación está el 50% de los municipios.

“En Guatemala, existe una oportunidad de desarrollo tangible para municipios emergentes de pasar a un nivel de transición, especialmente si se considera el sector turístico, por medio de esfuerzos innovadores dirigidos de inclusión y aceptación,” refirió Carmen Sánchez Bolaños, gerente general de Visa en Guatemala, Honduras y El Salvador.

E indicó que el índice de madurez para la adopción de pagos electrónicos es una herramienta importante, ya que provee la realidad actual de cada mercado, mientras repuntan las distintas oportunidades de desarrollo que existen en el mismo.

DPL News
DPL Newshttps://dplnews.com/
Digital Policy & Law es una empresa especializada en el análisis estratégico de las políticas públicas de telecomunicaciones, TIC y economía digital.

LEER DESPUÉS