Google se enfrenta a un juicio histórico acusado de monopolio en las búsquedas por Internet

El gobierno estadounidense tiene contra las cuerdas a Google por dominar las búsquedas por Internet mediante acuerdos que restringen la competencia.

Google se enfrenta a uno de los mayores desafíos legales de su historia tras ser acusado de violar las leyes antimonopolio de Estados Unidos.

El gigante tecnológico fue llamado a la corte tres años después de que el Departamento de Justicia presentara una demanda alegando que Google mantiene un monopolio ilegal en el mercado de búsquedas y publicidad en línea, a través de acuerdos que restringen la competencia.

El juicio, que se lleva a cabo actualmente en un tribunal de Washington, presidido por el juez de distrito Amit Metha, ha sido calificado como histórico, ya que es la primera vez en más de 20 años que el gobierno estadounidense presenta un caso antimonopolio relacionado con un gigante tecnológico.

La última vez que ocurrió fue en 1998, cuando el Departamento de Justicia demandó a Microsoft por dominar el mercado de software para computadoras personales con Windows.

¿Por qué Google enfrenta una demanda?

En este caso, el gobierno estadounidense apunta a quebrar el dominio omnipresente que tiene el motor de búsqueda de Google como la principal puerta de acceso a Internet.

Google domina alrededor del 90 por ciento de las búsquedas por Internet y se estima que paga alrededor de 10 mil millones de dólares anuales a fabricantes de teléfonos inteligentes como Apple y a operadores de telefonía móvil como AT&T, para que sean el motor de búsqueda predeterminado en sus dispositivos.

De acuerdo con la demanda del Departamento de Justicia, Google manipula y controla el mercado a su favor a través de acuerdos comerciales que funcionan como un tipo de soborno, para exigir a los fabricantes de teléfonos inteligentes colocar su buscador como una opción predeterminada.

El regulador afirma que Google paga cada año miles de millones de dólares a empresas como Apple y Samsung para garantizar que su buscador siga siendo el predeterminado en los iPhone y Galaxy. Mientras que en el caso de los fabricantes de teléfonos con software Android, Google los condiciona para darles acceso completo a la tienda de aplicaciones Play Store.

Las tácticas de Google han creado un ecosistema tóxico que limita la competencia sana e innovación por parte de otros buscadores web rivales como Bing, DuckDuckGo, Ecosia y hasta sitios como Amazon y Yelp, en donde las personas buscan recomendaciones o reseñas sobre qué productos comprar o restaurantes para ir a comer.

Además, los reguladores alegan que gracias a los acuerdos para colocar su buscador web en la mayoría de los dispositivos, Google ha logrado aumentar sus ganancias colocando más anuncios en la parte superior de los resultados de búsqueda, lo cual ha provocado que los usuarios también se vean afectados dificultando la calidad de su búsqueda.

Google defiende su buscador como un producto superior

Google asegura que las acusaciones del Departamento de Justicia son infundadas, ya que los usuarios tienen la opción de optar por otro motor de búsqueda ingresando en la configuración de su dispositivo. Pero el Departamento dice que hacer el cambio es complicado para la mayoría.

Google ha defendido sus asociaciones comerciales, diciendo que las empresas, incluidas Apple y Samsung, han optado por utilizar Google como predeterminado en sus dispositivos debido a la calidad superior de su buscador. 

Asimismo, Google argumenta que hoy más que nunca su negocio de las búsquedas por Internet se enfrenta a una mayor competencia con la integración de capacidades de Inteligencia Artificial en los buscadores rivales como Bing de Microsoft que ahora es impulsado por ChatGPT de OpenAI.

¿Qué han dicho los testigos?

Han pasado tres semanas desde que inició el juicio de EE. UU. contra Google y hasta ahora se han presentado varios testimonios de testigos de alto perfil.

Sin embargo, la información ha sido bastante escasa, ya que el caso se ha desarrollado a puertas cerradas debido a que tanto Google como Apple y otras partes interesadas solicitaron al juez mantener la mayor parte de las audiencias fuera del ojo público para preservar la confidencialidad de información comercial sensible.

Entre los testigos que se presentaron al interrogatorio se encuentran John Giannandrea, vicepresidente Senior de Inteligencia Artificial de Apple y exejecutivo de Google; Eddy Cue, director de Servicios de Apple; Gabriel Weinberg, director Ejecutivo del buscador rival DuckDuckGo, y Satya Nadella, director Ejecutivo de Microsoft.

DuckDuckGo

rnbzJ E7B8YTh3eRdHkBO0ARluW4Wa2UUoQM2xwMur18VBdZPX0s8UeMh76YOTMnmH7nG7gZFnFt 3L4GeG4rl1BQ6gwlYBSvLbJEsgur2LAe3 G7O5q5tDIbk4QWcrCH3HWQzZmeQA HlSjA1oqZN8
Foto: The New York Times

Gabriel Weinberg dijo en su testimonio que por culpa de los acuerdos de Google, DuckDuckGo no ha logrado superar una participación del 2.5 por ciento de las búsquedas en el mercado estadounidense y agregó que cuando intentaron negociar con otras empresas un lugar como opción de búsqueda predeterminada, fueron rechazados debido a los contratos de Google.

Apple

Foto: The New York Times

Otro de los testimonios de alto perfil que se revelaron públicamente fue el de Eddy Cue, de Apple, quien fue el responsable de negociar en 2002 el acuerdo que convirtiera al motor de búsqueda de Google en el predeterminado para todos los iPhone.

Cue admitió y defendió el acuerdo de Apple con Google afirmando que su objetivo era brindar una experiencia de configuración rápida y fluida al usuario, por eso el motor de búsqueda de Google era la mejor opción válida en ese momento.

“La configuración es simplemente algo crítico. Mostrarle a la gente un montón de motores de búsqueda de los que nunca han oído hablar sería simplemente una mala experiencia de usuario”, argumentó Cue.

Microsoft

VDOd 2h5OeyNj2T04HnO nW5IillhxOg2FZVUfly1WaEs4e9HMrEMYv7 PBecH5t7PW8Wik3MJJyPejw0i48eFOzyxJKJx17ZgZ8wqkH0xHLn0eFGA5N RBZXwTGhNLvo3pimyo x7 ukzucw OZVk
Foto: The New York Times

Satya Nadella, director Ejecutivo de Microsoft, es el testigo más reciente en el caso antimonopolio contra Google.

En su testimonio, Nadella reafirmó el argumento de DuckDuckGo respecto a que es imposible competir con Google, dado que la mayoría de las personas no cambian la configuración predeterminada y eso significa una barrera para que otra empresa tenga la oportunidad de interactuar con los datos de los usuarios y de esta forma crear un producto lo suficientemente bueno como para competir.

Además, Nadella agregó que Microsoft intentó hacer un acuerdo con Apple para hacer que Bing fuera el motor de búsqueda predeterminado en los iPhone, pero fue rechazado. El abogado de Google, John Schmidtlein, presionó a Nadella y argumentó que Microsoft cometió una serie de errores estratégicos que llevaron a Bing al rezago, incluida la falta de inversión en ingenieros y servidores.

El CEO de Microsoft reconoció que incluso en el sistema operativo Windows, en donde Bing es el buscador predeterminado, su participación de mercado sigue siendo inferior al 20 por ciento, según informó Reuters. “Te levantas por la mañana, te cepillas los dientes y buscas en Google”, añadió Nadella en referencia al dominio de Google.

El resultado del juicio podría decidir el futuro de Internet afectando drásticamente el negocio principal de Google, ampliando la competencia relacionada con el mercado de búsquedas por Internet. El tribunal también podría obligar a Google a dividirse o incluso restringir que cierre acuerdos exclusivos en nuevos mercados potenciales como el de la Inteligencia Artificial.