Google contrademanda a Sonos por infracción de patentes

La demanda presentada por Sonos contra el gigante tecnológico Google se ha convertido en una batalla campal, luego de que la filial de Alphabet contrademandara, alegando que Sonos infringió cinco patentes de Google que incluyen redes de malla, cancelación de eco, DRM, notificaciones de contenido y búsqueda personalizada.

En enero, Sonos interpuso una demanda contra Google por, supuestamente, robar su tecnología patentada de altavoces inalámbricos que pueden conectarse y sincronizarse entre sí. En aquel momento, la compañía señaló que tanto Amazon como Google se habían beneficiado con la venta de sus altavoces inteligentes fabricados a partir de las patentes de Sonos.

En la demanda, Google señala que en rara ocasión demanda a otras empresas por infracción de patentes, sin embargo, “debe hacer valer sus derechos de propiedad intelectual aquí”.

De acuerdo con Sonos, Google habría infringido cinco patentes que cubren la configuración, el control y la sincronización de sistemas de altavoces multisala.

A inicios de año, el CEO de Sonos, Patrick Spence, testificó ante el Comité Antimonopolio de la Cámara de Representantes que Google utiliza intencionalmente la tecnología patentada en una práctica conocida como “infracción eficiente”, un movimiento del cual podría salir beneficiado, pues el costo de las demandas de patentes podría verse reducido por las ganancias de dominar el mercado.

Además, señaló el hecho de que Google socava los precios de los altavoces para desplazar a los competidores, pues mientras un altavoz de Sonos cuesta 200 dólares, los altavoces de Amazon y Google cuestan 50 dólares.

Recomendado: Google actualiza sus políticas de publicidad y restringirá anuncios discriminatorios

“Para promover esta estrategia, Google no sólo copió la tecnología patentada de Sonos, sino que también subsidió los precios de sus productos que infringen las patentes, incluso a nivel de entrada, e inundó el mercado”, dice Sonos en su demanda.

Por su parte, Google señaló que Sonos necesitaba su ayuda y la compañía se la proporcionó, ya que en 2013 ambas compañía trabajaron juntas para integrar Play Music y para 2016 se integró el Asistente de Google.

“Google se enorgullece de su asociación de más de cinco años con Sonos, y ha trabajado constructivamente con Sonos para que los productos de las compañías funcionen sin problemas mediante la creación de integraciones especiales para Sonos”, se lee en la respuesta de Google.

José Castaneda, portavoz de Google, dijo a The Verge: “Estamos decepcionados de que Sonos haya hecho afirmaciones falsas sobre nuestro trabajo conjunto y tecnología”. Por el mismo medio, Spence respondió: “En lugar de simplemente abordar los méritos de nuestro caso y pagarnos lo que se nos debe, Google ha optado por usar su tamaño y amplitud para tratar de encontrar áreas en las que puedan tomar represalias. Esperamos ganar nuestro caso original y también ganar este caso de represalia recientemente presentado”.