Futuro Digital | El desafío de abordar la nueva regulación y política pública digital

La digitalización requiere pensar las nuevas formas regulación y política pública, y hay distintas propuestas y formas de abordar este tema. De esto se habló en la apertura de Futuro Digital, evento que organiza DPL Live junto a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) de Colombia.

Pocas veces nos ponemos a pensar que la sociedad digital se volvió compleja y tiene múltiples enfoques, con el ciudadano en el centro, inició Jorge Fernando Negrete, presidente de DPL Group. “La materia digital desde que nació no se detiene en la evolución, lo digital transforma todo lo que toca”.

“Es fácil vivir en un mundo digital, pero difícil regularlo y generar política pública. Hace falta una aproximación compleja para hablar de lo digital. Hay que abordarlo desde una perspectiva pública y multidisciplinaria”.

Agregó que es momento de poner un piso parejo en la comprensión de conceptos y fines. “Queremos una sociedad digital, sí, pero facilitemos una conversación donde la comprensión de los intereses comunes permitan encontrarnos en una sociedad digital justa, igualitaria e innovadora”, puntualizó Negrete.

Para Andrés Barreto, superintendente de Industria y Comercio de Colombia, una buena regulación puede venir por vía de la política pública o por la desregulación. Afirmó que la discusión sobre la regulación digital debe ser holística, con competencia, infraestructura, industria y poniendo en el centro al ciudadano. También debe ser transversal, “donde los reguladores y gobiernos entiendan que se vuelve un tema común” y en un proceso “paso a paso”.

Mencionó también que los derechos digitales son colectivos y tienen que estar en el centro de la discusión. Consideró, además, que serán relevantes cartas de derechos digitales y cláusulas digitales en las renegociaciones de tratados internacionales: “Va a ser necesaria para que empecemos a llegar a un entendimiento de estas discusiones”.

Por su parte, Maryleana Méndez, secretaria General de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (Asiet), destacó la importancia de generar institucionalidad, certidumbre y seguridad jurídica para generar las inversiones que requiere el sector para abordar las brechas digitales, y alertó sobre la importancia del diálogo público-público entre las instituciones.

Sostuvo que actores públicos y privados vinculados a este sector comparten el desafío y la responsabilidad de hacer posible la universalización de los servicios. En este sentido, el rol de los operadores de telecomunicaciones es fundamental para proveer la conectividad que asegurará el bienestar social y la mejora de productividad en las economías regionales. “Torna fundamental la certidumbre, la estabilidad, y la actualización de los marcos normativos a la realidad de los mercados para poder prever inversiones en el largo plazo”.

“El gran reto es entonces trascender los espacios propios de las TIC y lograr la toma de conciencia en estas organizaciones sobre la importancia de la conectividad y cómo es necesario unir esfuerzos para potenciarla. Conocemos el valor del diálogo público-privado, lo que debemos poner ahora en su justa dimensión es el diálogo público-público de tal forma que, con los insumos de organizaciones especializadas dentro del sector, se pueda ejercer una influencia positiva para que las condiciones del desarrollo de la conectividad sean las mejores”.