Francia aplica medidas para garantizar la accesibilidad de servicios telecom a personas con discapacidad

Luego de haber entrado en vigor una nueva regulación en 2018, el mecanismo más utilizado es el lenguaje de señas. Aún falta implementar la comunicación adaptada a la sordoceguera y para la afasia.

A casi un año de que Francia dispuso que los operadores de telecomunicaciones deben proporcionar servicios accesibles para personas sordas, afásicas, con problemas de audición y sordociegas, el mecanismo más aplicado para ello es el lenguaje de señas nacional (LSF, en francés).

Durante el segundo trimestre del año, el LSF contó con mil 875 usuarios, lo equivalente a 8 por ciento más respecto al periodo anterior, según datos del regulador Arcep con base en información de los proveedores.

La transcripción de texto asistida por un operador humano (TTH) y la automatizada (TTA) registraron 668 consumidores de enero a junio; sin embargo, en el trimestre siguiente bajó 61 por ciento hasta 264. La Arcep atribuye este indicador a que los servicios de accesibilidad están aún en etapa inicial.

El lenguaje hablado completado (LPC) es el que se utiliza con menor frecuencia con 18 y 19 personas al mes, en el segundo y primer periodo de 2019, respectivamente. Incluso, todavía falta que la comunicación adaptada a la sordoceguera (CAS) y la comunicación adaptada a la afasia (CAA) se implementen.

La Arcep no tiene planeado, de acuerdo con la regulación vigente, medir sólo el uso de los servicios de accesibilidad, sino también la calidad y la disponibilidad de estos. Esos indicadores se reflejarán en la satisfacción de los usuarios con alguna discapacidad visual o auditiva, según qué tanto aporte a mejorar la manera en que se puede comunicar.

Las compañías que operan este tipo de servicios en Francia son Orange, Mobile Free, Bouygues Telecom, Euro-Information Telecom, Free, Mobile Post, Outremer Telecom, Caribbean Orange, SFR y SRR.