Flotillas aceleran expansión de la electromovilidad en México

Durante el Siemens Xcelerator Summit, especialistas coincidieron en que la disponibilidad de infraestructura y las estaciones de carga son los principales desafíos para avanzar en la migración a la movilidad eléctrica.

México ocupa a nivel mundial la posición número 10 en el tamaño de flotillas existentes (los conjuntos de vehículos que las empresas utilizan para sus necesidades de movilidad), por lo que electrificar este sector representa una oportunidad para impulsar el desarrollo de la electromovilidad.

Así lo afirmó Francisco Cabeza Santillana, líder de Estrategia de vehículos eléctricos en Element Fleet Management, durante el Siemens Xcelerator Summit.

El especialista resaltó el enorme potencial de sustentabilidad que tiene el país en la electrificación de las flotillas, tomando en cuenta que el transporte es una de las principales fuentes de emisión de dióxido de carbono.

¿De dónde va a venir la movilidad eléctrica en México? De las flotas, de las empresas que tienen compromisos, porque ya sabemos que México es de los países que más flota tienen para operar en su día a día estas empresas”, afirmó.

Francisco Cabeza comentó que las compañías ya han definido objetivos de sustentabilidad que contemplan la adopción de vehículos eléctricos para sus flotillas, las cuales se encargan de transportar productos y mercancías.

Te recomendamos: Armadoras aumentan producción y oferta de vehículos eléctricos en México

Cada vez más empresas optan por la electrificación de sus flotillas. Por ejemplo, el año pasado Bimbo anunció la adquisición de mil vehículos eléctricos de Vekstar Stellar para sus labores de distribución, y en mayo de 2023 DHL Express compró 100 camionetas eléctricas para realizar las entregas a domicilio.

Mercado Libre, Walmart, Grupo Modelo y Amazon son otras de las empresas que también tienen una fuerte apuesta por la movilidad eléctrica. En ese sentido, Francisco Cabeza señaló que la demanda de infraestructura para acelerar la transición a la electromovilidad provendrá de las flotillas.

Al mismo tiempo, el uso de vehículos eléctricos por parte de usuarios finales también está creciendo. En el país, ya están rodando alrededor de 43 mil vehículos de este tipo, lo que representa el 0.08 por ciento del parque vehicular existente, comentó Horacio Ramos, jefe de E-Mobility de Siemens para México, Centroamérica y el Caribe.

Si bien puede parecer una cifra pequeña, los especialistas consideran que refleja un buen avance en la migración a una movilidad más sostenible y de mayor aceptación social. Pero aún así hay varios asuntos pendientes que se deben superar para promover la expansión de la electromovilidad.

La disponibilidad de estaciones de carga es el elemento principal que se necesita resolver y para la demanda por parte de vehículos ligeros la clave está en la carga en casa, consideró Carlos de la Mora, gerente de performance y vehículos eléctricos en General Motors.

Francisco Cabeza explicó que el modelo de carga de los vehículos eléctricos ligeros es similar al de los teléfonos celulares: es decir, las personas cargan sus dispositivos de forma primaria en sus hogares u oficinas, y en menor medida en la calle, a menos que estén de viaje o recorran largas distancias.

Y en cuanto a las estaciones de carga en el espacio público, el ejecutivo de Element Fleet Management dijo que tendrán que existir más cargadores pero ubicados de forma inteligente, no en cada esquina ni en cada lugar, sino donde sea más necesario.

También lee: Industria de baterías para vehículos eléctricos crecerá 200% de 2024 a 2030 en México: Voltway

“Para eso necesitamos que la Secretaría de Comunicaciones, Infraestructura y Transportes se involucre, para que pueda decir: cada ciertos kilómetros estoy obligado a poner un cargador” para los vehículos ligeros, y se aceleren los trámites correspondientes.

En cuanto a la demanda de infraestructura para vehículos pesados o flotillas, el especialista señaló que la ecuación se vuelve más compleja debido a la capacidad eléctrica requerida, los diferentes tipos de cargadores y de tipo de carga.

La electromovilidad requerirá la compartición de infraestructura. Francisco Cabeza advirtió que será más eficiente crear oasis de carga rápida en los que las distintas empresas puedan cargar sus vehículos, ubicados estratégicamente en las zonas industriales o empresariales.

Para garantizar que todas las empresas puedan cargar energía ―destacó―, hay que compartir: “una costumbre en México es que si yo tengo todo el pastel, me lo quiero comer completo. Como pasa en las piñatas, nos queremos robar todos los dulces. Aquí no; hay que compartirlos para que todos podamos cargar nuestros vehículos eléctricos”.