FAA pide nuevos altímetros a aerolíneas por riesgo de 5G en banda C

La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos ordenó a todas las aerolíneas que obtengan nuevos altímetros o instalen filtros en los existentes antes del 1 de febrero de 2024, para eliminar los riesgos que plantean las redes 5G de banda C.

Según la nueva regla, además las aeronaves de pasajeros y de carga deberán actualizar los manuales de vuelo para prohibir los aterrizajes con poca visibilidad (en los que los radioaltímetros se usan ampliamente) después del 30 de junio de 2023, a menos que hayan sido reacondicionados.

La banda C, que ocupa frecuencias entre 3.7-3.98 GHz, está cerca de la dispersión de 4.2-4.4 GHz utilizada por los radioaltímetros, lo que plantea un problema potencial si las señales de las celdas logran traspasarse a las bandas de los aviones.

Este conflicto inició a fines de 2021, cuando los operadores de telecomunicaciones anunciaron el encendido de 5G en la banda C. Las compañías debieron retrasar el lanzamiento de la red cerca de los aeropuertos por supuestas interferencias con los aviones. En enero de 2022, la FAA dijo que había autorizado que el 90 por ciento de los aviones comerciales que volaban en los EE. UU. aterrizaran en aeropuertos con torres de banda C cercanas, pero se excluyeron los aviones Boeing 747-8, 747-8F, 777, y 737.

Finalmente, en junio pasado, la FAA y los operadores acordaron permitir el encendido gradual de la red 5G en la banda C cerca de los aeropuertos. En ese momento se determinó que los operadores de aeronaves regionales con radioaltímetros más susceptibles a la interferencia los actualizaran con filtros de radiofrecuencia para fines de 2022.

La FAA estima que 7 mil 993 aviones necesitarán revisiones del manual de vuelo, mientras que 180 aviones requerirán un reemplazo total del altímetro. Se agregará un filtro de banda C a 820 aviones adicionales.

Airlines for America, un grupo comercial que representa a varias aerolíneas estadounidenses, dijo sobre la propuesta que “las aerolíneas están trabajando diligentemente para garantizar que las flotas estén equipadas con radioaltímetros compatibles, pero las cadenas de suministro globales continúan rezagadas con respecto a la demanda actual”.