Esto hace con tus datos la app creadora de fotos con Inteligencia Artificial


¿A quién no le gustaría ver un avatar suyo hiperrealista creado con Inteligencia Artificial? A mí sí, pero ¿a cambio de qué?

Hace unos años se puso de moda una app que cambiaba una foto tuya para saber cómo te verías de viejito. Al final se supo que los usuarios otorgaron permisos para comercializar sus datos personales.

Hoy se ha vuelto tendencia Lensa, la app que utiliza Inteligencia Artificial para crear avatares o dibujos creados lo más similares al usuario que entrega sus fotografías.

Sí, es increíble ver cómo un software que utiliza Inteligencia Artificial puede dibujar cada uno de los rasgos de la persona y crear un “doble digital” hiperrealista.

En esta ocasión parece que la app Lensa es muy clara desde el principio en sus “términos de uso”, pues dice claramente que “tus fotos y videos siguen siendo tus fotos y videos, y no reclamamos ningún derecho sobre ellos”.

Si leíste los “términos de uso” de esta app, seguro fuiste de los pocos que al leer esto se sintió tranquilo de que Lensa no se iba a quedar con tus fotos y videos para hacer de ellos lo que quisiera.

Y es que de verdad son muy pocos los usuarios que leen los “términos de uso”, pero les tengo noticias: en dichos términos, más abajo a donde casi nadie llega, hay un pequeño párrafo que dice “privacidad”, y dentro de esas seis líneas de texto hay una liga a la “política de privacidad”, un sitio al que muchísimos menos van a llegar, porque lo que importa al usuario es simplemente hacer su avatar hiperrealista y publicarlo en las redes sociales.

Bueno, pues yo llegué hasta ese apartado, al que llegan muy pocos porque como periodista de telecomunicaciones, tecnología y transformación digital siento la responsabilidad no sólo de recomendar servicios, apps o dispositivos, sino de decirle a mis lectores qué hay más allá de estos.

Y bueno, pues la app de Inteligencia Artificial es muy clara en su política de privacidad, sólo que llegar a ella es perder valioso tiempo antes de conseguir el anhelado avatar.

Lensa señala que “con tu consentimiento, utilizamos tecnologías para recopilar información sobre tus actividades en línea a lo largo del tiempo y en sitios Web de terceros u otros servicios en línea (seguimiento de comportamiento)”.

¿Qué significa ésto? Que Lensa no sólo te ayudará a crear tu avatar hiperrealista con su Inteligencia Artificial, sino que sabrá absolutamente cada actividad que realices en Internet, no sólo mientras utilizas su app, sino cuando buscas algo, compras, platicas, trabajas, te entretienes y un largo etcétera que abarca cada cosa que realizas en la red.

El problema no es que este tipo de aplicaciones realicen estas actividades, porque en realidad, en este caso Lensa, es muy clara sobre lo que hace con la información personal de sus usuarios, sino el asunto es que esos usuarios ni se enteran a qué le dieron “aceptar” porque no leyeron las claras advertencias.

Infografía | ¿Qué beneficios y retos enfrentan los restaurantes con las plataformas de delivery?

Para estas empresas, sobre todo una como Lensa que se dedica a la Inteligencia Artificial, los datos son una mina de oro, diamantes, litio, todos juntos, porque de ellos obtendrá su riqueza, y los propios usuarios se los están dando prácticamente gratis y sin siquiera saberlo.

Distinto sería que los usuarios leyeran esos términos y condiciones, así como las políticas de privacidad y aún así aceptaran utilizar la app para obtener su avatar hiperrealista. Cada quién sus decisiones.

Sin embargo, creo que las personas no han entendido la capacidad que tiene la Inteligencia Artificial.

¿Les ha pasado que un día están platicando sobre un tema con sus amigos y de pronto ven un anuncio relacionado con eso de lo que hablaron? Seguramente pensaron que las empresas son tan maquiavélicas que espían al escuchar a través de los smartphones.

Bueno, pues digamos que no escuchan directamente, pero sí analizan todos los millones de datos que les damos a través de nuestro comportamiento en Internet a diario. Eso a lo que claramente Lensa se refirió como “seguimiento de comportamiento”, que en algún momento les permite saber que en determinado instante vas a hablar sobre un tema en específico o necesitar algún producto o servicio.

Así las cosas, por eso pregunté en Twitter si ya les habían “robado” sus datos al obtener sus avatares, pero en realidad no es un robo, sino una franca entrega con consentimiento.