domingo, noviembre 27, 2022
HomeDPL NEWSEstados Unidos acusa a Facebook de “comprar y enterrar” competidores

Estados Unidos acusa a Facebook de “comprar y enterrar” competidores

La Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos presentó una enmienda a su caso antimonopolio contra Facebook este jueves, en la que acusa a la compañía de haber “comprado y enterrado” rivales para compensar su intentos fallidos de innovación en los dispositivos móviles y así mantener su dominancia.

La FTC agregó nuevos detalles a la demanda en contra de Facebook, luego de que la primera versión fuera desestimada por un juez el pasado 28 de junio al considerarla insuficiente. La Comisión contaba con 30 días para presentar la nueva versión.

Al anunciar la demanda, la autoridad antimonopolio estadounidense acusa a Facebook de “adquirir ilegalmente competidores innovadores con características móviles populares que tuvieron éxito donde las propias ofertas de Facebook fracasaron o se desmoronaron”.

Adicionalmente, considera que “para afianzar aún más su monopolio, Facebook atrajo a los desarrolladores de aplicaciones a la plataforma, los vigiló en busca de señales de éxito y luego los enterró cuando se convirtieron en amenazas competitivas”.

La nueva versión recibió el voto de la mayoría de los comisionados en línea con la afiliación política, al recibir el apoyo de los demócratas. La Comisión también denegó una petición anterior por parte de Facebook para recusar a la comisionada presidenta Lina Khan del caso, al considerar que ya cuenta con ideas preconcebidas sobre la empresa y no permitiría un juicio parcial.

Con 80 páginas, la nueva queja es significativamente más larga que la original e incluye datos adicionales para dar más fortaleza al caso antimonopolio. La nueva demanda versa sobre la incapacidad de Facebook para innovar y competir en el emergente mercado móvil y haber ejecutado prácticas anticompetitivas como la adquisición de rivales, disminuyendo el ritmo de innovación en el mercado de redes sociales, además de fomentar prácticas dañinas al consumidor como menores niveles de privacidad y publicidad invasiva.

“Facebook carecía de la perspicacia empresarial y el talento técnico para sobrevivir a la transición a los dispositivos móviles. Después de no poder competir con los nuevos innovadores, Facebook los compró o enterró ilegalmente cuando su popularidad se convirtió en una amenaza existencial”, dijo Holly Vedova, directora Interina de la Oficina de Competencia de la FTC.

“Esta conducta no es menos anticompetitiva que si Facebook hubiera sobornado a los competidores emergentes de aplicaciones para que no compitieran. Las leyes antimonopolio se promulgaron para prevenir precisamente este tipo de actividad ilegal por parte de los monopolistas”, agregó, según el comunicado de la Comisión.

La agencia también reiteró su solicitud de que un tribunal ordene a Facebook vender Instagram, que compró en 2012 por mil millones de dólares, y WhatsApp, que compró en 2014 por 19 mil millones de dólares. La Comisión considera que Facebook no sólo compró rivales que parecieran una amenaza, sino que realizó prácticas que impidieron el éxito de nuevos rivales o posibles nuevos rivales.

Adicionalmente, aun cuando Facebook impulsó proyectos colaborativos para habilitar aplicaciones de terceros a través de sus datos y plataformas, la Comisión señala que en este caso la compañía también ejerció prácticas anticompetitivas al cambiar abruptamente las condiciones de acceso cuando se identificaban aplicaciones que representaban una amenaza para Facebook.

Por su parte, la compañía aseguró que continuará peleando en contra de la demanda, y reiteró que las compras de aplicaciones como WhatsApp e Instagram fueron revisadas y aprobadas.

“Es lamentable que, a pesar de que el tribunal desestimó la denuncia y concluyó que carecía de fundamento para un reclamo, la FTC haya optado por continuar con esta demanda sin mérito”, dijo un portavoz de la empresa, según cita Reuters.

La demanda de la FTC es parte de los esfuerzos de la nueva administración del presidente Joe Biden por impulsar la competencia en diferentes mercados, en especial, en el sector tecnológico que ha ofrecido un ambiente favorable para la creación de grandes conglomerados.

En el último par de décadas, los casos de investigación antimonopolio en Estados Unidos se habían enfocado en el análisis de los daños al consumidor, en especial el efecto de las prácticas anticompetitivas sobre los precios finales. Esta tendencia había dificultado presentar casos sólidos en contra de las compañías tecnológicas que se distinguen por la oferta gratuita de sus servicios.

Sin embargo, economistas y abogados han señalado que se deben considerar otros factores en el análisis de casos antimonopolio, tales como las barreras de entrada para nuevos competidores, el ritmo de la innovación, los efectos en el mercado de trabajo o prácticas de seguridad y privacidad para consumidores, entre otros.

Efrén Páez Jiménez
Efrén Páez Jiménez
Efrén Páez Jiménez es economista

Publicidad

LEER DESPUÉS