Eliminar brecha de género en telefonía, una oportunidad comercial: GSMA

  • Pese a que la diferencia entre mujeres y hombres en telefonía móvil ha disminuido, la brecha persiste en países de ingresos bajos y medios.

Aunque 80 por ciento de las mujeres en el mundo tienen un teléfono celular, aún persiste la brecha de género móvil. En países de ingresos bajos y medios, ellas tienen 10 por ciento menos probabilidad de adquirir los dispositivos y navegan en menor medida por Internet (-23%), señala el estudio La brecha de género móvil 2019 de GSMA.

Esta problemática es una tarea pendiente para los operadores móviles. Además de contribuir a construir sociedades más igualitarias, eliminar la brecha representaría 140 mil millones de dólares adicionales en ingresos durante los próximos cinco años, así como un aumento de 700 mil millones en el PIB.

En Asia del Sur, las mujeres tienen 57 por ciento menos probabilidad que los hombres de usar Internet móvil y 28 por ciento menos de poseer un teléfono. Incluso, entre quienes tienen uno en países de dicho nivel de ingresos, también se presenta un porcentaje menor de gasto en servicios de este tipo (-17%).

Sin embargo, en América Latina y el Caribe se ha logrado acortar la brecha: en 2017 era de 2 por ciento, mientras que en 2018 disminuyó un punto porcentual. Mientras que en Europa y Asia Central inclusive el número de mujeres con teléfono móvil es ligeramente mayor.

Pese a que el problema persiste, el informe de GSMA indica que ha habido cierto progreso. En 2017, las mujeres de países en desarrollo tenían 26 por ciento menos probabilidades de navegar en su móvil, mientras que hoy en día la diferencia disminuyó tres puntos porcentuales.

Las barreras más urgentes de atención para erradicar la brecha son la asequibilidad, la alfabetización y las habilidades digitales, la percepción de falta de relevancia y las preocupaciones relativas a la seguridad personal y la protección de la información entre las mujeres.

Para lograrlo, se requiere del trabajo conjunto entre operadores de redes móviles, compañías de Internet, los responsables de políticas públicas y reguladores, y la comunidad de desarrollo, concluye el estudio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies