El futuro de la IA aún está por escribirse: ONU llama a impulsar un uso inclusivo y responsable

Durante el AI for Good Global Summit 2023, Bogdan-Martin, secretaria general de la UIT, explicó 3 posibles escenarios para el futuro de la Inteligencia Artificial: algunos más positivos que otros.

Doreen Bogdan-Martin, la secretaria General de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) ―el brazo telco de la ONU―, afirmó que “el futuro de la Inteligencia Artificial (IA) aún está por escribirse” y dependerá de que se pongan los valores humanos primero para promover su desarrollo y uso inclusivo, responsable, seguro y sostenible.

Este jueves, comenzó en Ginebra, Suiza, AI for Good Global Summit 2023, una cumbre convocada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para reunir al sector público, privado, especialistas, academia y todos los actores involucrados en el diseño y regulación de la IA.

La líder de la UIT destacó que hoy el mundo se encuentra ante un nuevo salto tecnológico, quizás el más profundo e importante de los últimos años, debido al potencial que tiene la Inteligencia Artificial en múltiples ámbitos de la vida social y económica: desde su aporte para encontrar curas a enfermedades hasta su uso para erradicar la pobreza.

Sin embargo, advirtió que el impacto futuro de la IA estará marcado por las acciones y decisiones que tomen en la actualidad los múltiples actores interesados, con el fin de avanzar en el desarrollo pero, al mismo tiempo, mitigar los riesgos que plantea esta tecnología.

Destacado: ONU apoya creación de agencia internacional para regulación de Inteligencia Artificial

Bogdan-Martin visualiza 3 escenarios para el futuro de la IA:

  1. La IA contribuye a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU y detona todo su potencial: ayuda a encontrar la cura de enfermedades como el cáncer, a crear soluciones para combatir el cambio climático, o a generar formas de erradicar la pobreza, por ejemplo.
  2. En un panorama distópico, en lugar de generar beneficios, la IA profundiza brechas y problemas sociales como la desinformación, la pérdida de empleos humanos (con la automatización), inestabilidad política, afectaciones al medio ambiente, desconfianza de la ciudadanía o discriminación.
  3. Y en un tercer escenario, que estaría a medio camino entre los dos anteriores, la Inteligencia Artificial impacta positivamente en sectores clave como la salud y la energía. Sin embargo, dado que su potencia se concentra en algunas áreas, deja atrás a otros sectores y especialmente a la población que aún permanece desconectada en el mundo.

El tipo de escenario que se desarrolle en el futuro estará determinado por la capacidad de actuar rápido y de forma decisiva para impulsar la IA pero mitigando sus peligros; de que la comunidad global logre ponerse de acuerdo sobre marcos regulatorios para su adopción, y de que el enfoque sea lo suficientemente ambicioso e inclusivo para evitar que la IA se convierta en un elemento más de desigualdad, explicó Bogdan-Martin.

Te recomendamos: América Latina debe tener voz propia en la regulación de Inteligencia Artificial: Ángel Melguizo

Durante la inauguración de la cumbre AI for Good, el secretario General de la ONU, António Guterres, hizo un llamado a diseñar marcos regulatorios que permitan que la Inteligencia Artificial beneficie a todos, incluida la tercera parte de la humanidad que aún no accede a Internet.

“La Inteligencia Artificial está en los titulares a diario y esos titulares no siempre son positivos; incluso los líderes tecnológicos y expertos están advirtiendo los potenciales peligros de la IA, del desarrollo y uso de armas autónomas letales hasta la desinformación que socava la democracia”.

Pero la IA también tiene el potencial de enormes beneficios ―resaltó―. Sus poderosas herramientas pueden impulsar la agenda 2030 y las metas de desarrollo sostenible, propiciando un salto masivo en el cuidado de la salud y en la erradicación de enfermedades que afectan a millones, o transformando la educación”.