sábado, septiembre 24, 2022
HomeDPL NEWSEl comercio electrónico, el aprendizaje de la pandemia y el camino a...

El comercio electrónico, el aprendizaje de la pandemia y el camino a seguir

El 31 de marzo de 2022, la Autoridad Investigadora de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) publicó el inicio de una investigación sobre el sector del comercio electrónico minorista (e-commerce) en México. 

La Cofece destaca que la investigación ha sido motivada por un crecimiento del mercado de 35 por ciento entre 2019 y 2021, por lo que es necesario vigilar que el mercado opere y se desarrolle en condiciones de competencia. 

En este sentido, su objetivo es identificar si existen barreras a la competencia y a la libre concurrencia, así como los insumos esenciales de este mercado.

Durante los dos últimos años, la pandemia ha impulsado una mayor digitalización de los productos y servicios, lo que ha contribuido a mantener la continuidad en nuestras actividades, al tiempo que cumplíamos con las restricciones de distanciamiento social. Esto significó que el comercio electrónico, que ofrecía a los consumidores y a las empresas una solución para superar las interrupciones en la cadena de suministro y tener acceso a los bienes y servicios básicos, experimentara un aumento espectacular durante este periodo.

Conforme a lo reportado en el estudio de Access Partnership, en el caso de México, más de un millón de consumidores adquirieron productos en línea en tan sólo nueve meses de 2020. Este crecimiento se dio en gran parte por nuevos consumidores que empezaron a utilizar el comercio electrónico durante la pandemia. Conforme lo ha destacado la Cofece, este crecimiento alcanzó niveles superiores a los 540 mil millones de pesos en 2021.

Este ritmo de crecimiento ya se ha reducido; sin embargo, el aumento de la penetración del comercio electrónico ha puesto de manifiesto las persistentes carencias de política pública de México. 

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (UNCTAD 2020), México está muy retrasado en su grado de preparación para participar en el comercio electrónico y beneficiarse de él. México ocupa el lugar 93 de 152 países analizados, su puntuación es de 46.8 puntos, ubicándose por debajo de la media de América Latina y el Caribe (48.86). 

Como referencia, el promedio de este indicador en las economías desarrolladas es de 87 puntos, valor superado por nuestros principales socios comerciales, Estados Unidos y Canadá, con 91 y 90.8 puntos, respectivamente, casi el doble de lo obtenido por México.

Si bien las investigaciones como la realizada por la Cofece son necesarias para garantizar la no existencia de barreras a la competencia y libre concurrencia en el sector, quienes desarrollan políticas públicas deben actuar con cautela a la hora de considerar regulaciones que puedan afectar los canales de comercio electrónico minorista, que compiten con los comercios tradicionales (brick and mortar).

A pesar del crecimiento en el sector durante la pandemia, la penetración del comercio electrónico sigue siendo baja, con muchos retos fundamentales aún por resolver. 

En el caso de México, podemos identificar estos retos en la exclusión financiera, los retrasos del sistema postal y la falta de fiabilidad de los servidores de apoyo para realizar las transacciones. Éstas son cuestiones de política pública que es necesario abordar. 

Cabe señalar que para superar estas limitaciones, algunas pymes se han asociado con actores existentes en los mercados en línea y así poder participar en el comercio electrónico. 

En este contexto, México debe reconocer el rol pro-competitivo que el comercio electrónico representa en beneficio del consumidor y evitar sobrerregular a las empresas de comercio electrónico y a los mercados digitales existentes. 

Es por ello que introducir cambios normativos similares a los que se están debatiendo en países más desarrollados, sólo perpetuaría las brechas existentes con dichos países, en lugar de reducirlas e impulsar el desarrollo del sector.

Fernando Borjón Figueroa
Fernando Borjón Figueroa
Fernando Borjón es Senior Advisor en Access Partnership. Fue Comisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones de México y ex Director del Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones. Miembro de la Junta del Reglamento de Radiocomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones.