Demanda de centros de datos en Brasil se disparará después de 2023

Ler em português

Como en otros países, la pandemia de Covid-19 aceleró el aumento de la demanda de procesamiento y almacenamiento de datos en Brasil. Durante este periodo, hubo inversiones masivas por parte de los jugadores de computación en la Nube y los centros de datos para respaldar la demanda de servicios, una tendencia que continuará durante los próximos años. La información proviene del Director General de Frost & Sullivan en Brasil, Renato Pasquini.

Durante un webinar de la Agencia Brasileña de Desarrollo Industrial (ABDI), Pasquini presentó los resultados del Mapeo de Oportunidades para la Atracción de Centros de Datos en Brasil, estudio coordinado por ABDI y realizado por el consorcio Prospectiva y Frost&Sullivan, en alianza con el Ministerio de Economía.

El directivo explicó que ha habido una gran evolución en la adopción de la computación en la Nube, ya que las aplicaciones modernas, como los sitios de comercio electrónico, están migrando a estas plataformas más avanzadas.

Próximos años

La proyección para los próximos años es que el mercado de servicios de centros de datos mantenga una alta tasa de crecimiento de aproximadamente 16 por ciento durante los próximos dos años. Para 2024 y 2025, la tendencia es ir aún más lejos, “por el aumento de la oferta de centros de datos por parte de los grandes jugadores de colocación, principalmente”.

Los datos muestran que los impulsores del desarrollo del mercado de servicios son el tamaño de la economía de Brasil, porque la demanda de centros de datos crece con el mayor movimiento de la economía; la aceleración de la economía digital, impulsada por la pandemia de la Covid-19; y la transformación digital en términos de Nubes públicas, híbridas y multinube.

El Mapeo también señala los restrictores del mercado: altos costos para la construcción y operación de centros de datos; incertidumbre legal y regulatoria, como cambios en las reglas fiscales y de la industria; y la falta de mano de obra calificada.

Con eso, la conclusión es que las políticas públicas podrían estimular inversiones fuera del eje de Río de Janeiro y São Paulo, y “cumplir con la nueva frontera de expansión en centros de datos para edge computing y 5G, cuya demanda se espera que explote después de 2023”.

Pasquini citó el ejemplo de la agricultura: “El crecimiento de los agronegocios se basará en la adopción de tecnologías para aumentar la productividad. Para eso, necesita inversión para una mejor conectividad, centros de datos locales o regionales para atender al agro y otros sectores críticos, como la minería y el petróleo”.

Investigación con usuarios finales

En el estudio también entrevistaron a 51 empresas, de las cuales el 92.2 por ciento ya tiene contratado un servicio de almacenamiento de datos, y una parte pretende invertir en los próximos años.

Las razones principales para contratar un centro de datos de terceros son optimizar el rendimiento de cómputo y almacenamiento (52.9%), reducir el riesgo comercial (37.3%) y ayudar a almacenar grandes o crecientes cantidades de datos (27.5%).

Otro dato interesante es que, para el 21.6 por ciento de los encuestados, la latencia es un factor desconocido o sin importancia para las aplicaciones de misión crítica. Pero, para el 33.3 por ciento, el tiempo de respuesta debe estar entre 2 y 5 ms para aplicaciones críticas, y el 25.5 por ciento respondió que la latencia debe estar entre 5 y 10 ms.

Sin embargo, el 62.7 por ciento respondió que el centro de datos de terceros se puede ubicar en cualquier lugar. Sólo el 19.6 por ciento dijo que la estructura debe estar en el mismo país.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies