Críticas y muestras de apoyo a la compra de Twitter por Elon Musk

Tras hacerse pública la compra de la red social Twitter por parte del multimillonario Elon Musk por un monto de 44 mil millones de dólares, algunas personalidades han compartido sus opiniones sobre la transacción y los planes que el magnate tiene para el futuro de la plataforma.

El primero en mostrar su apoyo públicamente a Musk fue el cofundador y exdirector General de Twitter, Jack Dorsey, que a través de la red social defendió al magnate como la persona correcta y en la que confía para “crear una plataforma de máxima confianza y ampliamente inclusiva”.

No obstante, agregó que “nadie debería poseer o dirigir Twitter”, sino que debería ser “un bien público a nivel de protocolo, no una empresa”. Dorsey explicó que su gran problema con la red social es que sea una empresa que figura en la bolsa y su modelo publicitario.

“Sacar a Twitter de Wall Street es el primer paso correcto”, compartió el empresario apoyando al movimiento de Musk de convertir a la red social en una empresa privada.

Donald Trump fue otra de las personalidades que aplaudió a Musk por su nueva adquisición. El expresidente de Estados Unidos le dijo a Fox News que considera que la compra puede resultar en una transformación positiva para el ciberespacio en redes sociales.

“Creo que es bueno. Queremos libertad, justicia y equidad en nuestro país, y cuanto más podamos ser abiertos, mejor”, dijo Trump.

Trump también elogió a Musk: “Espero que Elon compre Twitter porque lo mejorará y es un buen hombre”. Pero advirtió que no regresará a la red social, sino que se quedará en su propia plataforma ‘Truth Social’, donde Trump asegura que se aceptan todas las opiniones.

Asimismo, mencionó que Twitter se volvió ‘aburrido’ por la falta de interacción, después de que fue expulsado junto a otras voces conservadoras en enero de 2021. Trump fue suspendido de las principales redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram y Snapchat) por el asalto al capitolio y una serie de mensajes publicados que en ese momento las plataformas clasificaron como ‘incitación a la violencia’.

Elon Musk tuiteó que espera que hasta sus peores críticos se queden en Twitter, “porque eso es lo que significa la libertad de expresión”. Por supuesto que las críticas no faltaron en llegar. La más destacada surge del principal enemigo del magnate sudafricano: Jeff Bezos, fundador de Amazon y de la compañía aeroespacial Blue Origin.

Bezos cuestionó la posibilidad de que la dependencia que tiene Tesla con China podría darle algún tipo de beneficio o influencia al gobierno chino sobre Twitter, a través de su nuevo propietario.

China es muy importante para el fabricante de automóviles eléctricos. El segundo mercado más grande de Tesla es China y los principales proveedores de baterías de la automotriz son fabricantes chinos. En el país asiático está prohibido Twitter y el gobierno tiene nula influencia sobre esta. Se usan otras plataformas de origen interno como Weibo.

A pesar de haber lanzado la piedra, Bezos se contestó a sí mismo unas horas después, mencionando que “probablemente China no gane influencia tras la adquisición”. Pero advirtió que en lugar de censura para Twitter, el gobierno puede comenzar a complicar el funcionamiento de Tesla en el país.

“Ya veremos. Musk es muy bueno a la hora de manejar en este tipo de escenarios tan complicados”, escribió Jeff Bezos, en un intento de elogiar a su rival.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies