Costa Rica | Informe desnuda falencias educativas y tecnológicas del MEP durante pandemia

CRHOY Anyi Ospino

Un informe interno del Ministerio de Educación Pública (MEP) dejó al descubierto las falencias actuales que tiene el sistema educativo nacional en torno en temas como el rezago, brechas tecnológicas y el abordaje psicosocial que le dieron a los estudiantes cuando regresaron a la presencialidad durante 2022.

El informe lleva por nombre: “Consecuencias de la pandemia en el cumplimiento de las recomendaciones de la OCDE emitidas en el año 2017 a Primera Infancia, Educación General Básica y Educación Diversificada”, el cual lleva fecha del mes de agosto del 2022.

“Las investigaciones demuestran que no se alcanzan los Aprendizajes Base Esperados y que otros factores, tales como, falta de conectividad y de dispositivos, ensanchó la brecha entre la población estudiantil con menores recursos”, se lee en el extenso análisis.

El MEP señala que en el proceso de la educación a distancia que se tuvo que implementar durante la pandemia por la COVID-19, se evidenció la falta de habilidades en los profesores para implementar este método. 

“La falta de habilidades del personal docente para llevar a cabo los procesos de educación a distancia y el papel supletorio docente que se otorgó a las familias sin que tuvieran las condiciones de escolaridad necesarias para asumir procesos pedagógicos”, se extrae del informe.

De acuerdo con los hallazgos del documento, el ministerio en primera infancia necesita crear indicadores para lograr medir la calidad de la educación del país de manera efectiva, sumado a esto, deben revisar y fortalecer los recursos para apoyar la parte emocional y curricular de los estudiantes.

“Se advierte como acciones pendientes en Primera Infancia, la necesidad de construir e implementar indicadores de medición de calidad del servicio educativo, que incluyan variables que permitan la trazabilidad mediante la recolección de datos por número de cédula del estudiante”.

“Además, de la medición de la efectividad de los recursos de apoyo orientados a las áreas emocional y curricular”, se lee en el informe.

Además, uno de los factores más notables que se reflejaron en las capacidades sociales de los estudiantes que se vieron disminuidas y estallaron en una ola de violencia en las aulas, que se sostuvo durante el 2022, fue la falta de apoyo socioemocional. 

Estudiantes no recibieron la atención socioemocional requerida por parte del personal docente a pesar de que el MEP elaboró la “Guía regresar: acompañamiento socioemocional y educativo en el retorno a la presencialidad”, situación que repercutió en el rendimiento académico y la salud mental de la población estudiantil”, se indica en el informe.

El análisis se centró en las acciones que el MEP tiene pendientes con las recomendaciones dadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 

“Se concluye que no existen criterios para distribuir el presupuesto considerando la vulnerabilidad socio-económica y que falta recolección de datos de personas estudiantes de educación preescolar beneficiadas por los programas de equidad debido a que no se recolecta la información por nivel”, se detalla en el análisis.

En tanto, para la educación general básica, se expuso que no existe avance en la estrategia para atender las escuelas unidocentes que validen el cierre de centros educativos menores, para que los estudiantes asistan a escuelas más grandes y con mayores recursos que reúnan todas las condiciones para abastecer las necesidades educativas de los menores.

No se reporta avance en el diseño de una estrategia para la atención de las escuelas unidocentes que incluya un estudio para el cierre de algunas en el entendido que la población estudiantil pueda trasladarse a centros educativos que dispongan mayores recursos y servicios”, se destaca en el informe.

En el análisis también se revela que no hay información acerca el perfil idóneo de los docentes, no se aportó información acerca de los contextos de vulnerabilidad y falencias en las políticas de pagos de incentivos de sobresueldos en manera de apoyo económico a estos profesionales.

“Las dependencias no aportaron información acerca de perfiles idóneos del personal docente para trabajar en contextos de vulnerabilidad; tampoco, de incentivos financieros para estos profesionales, ni criterios para clasificar centros educativos que requieren mayores apoyos”, se revela en el documento.

En su análisis, el MEP resalta que las dependencias de la cartera no realizan acciones coordinadas que vayan encausadas para cumplir objetivos, además, se señala que no hay avances en la distribución de recursos que beneficien a los centros educativos que presentan mayores necesidades.

Sobre la malla curricular, en el análisis se detalla que no hay información sobre las modificaciones en la malla curricular que permita que la educación técnica se concentre exclusivamente en el ciclo de Educación Diversificada, ni en el desarrollo de programas profesionales cortos.

Así como también no hay coordinación para compartir recursos, instalaciones y docentes con el Instituto Nacional de Aprendizaje.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies