Consejo de Europa adopta el primer tratado internacional vinculante sobre Inteligencia Artificial

Crédito: Adobe Stock

El Consejo de Europa adoptó el primer tratado internacional jurídicamente vinculante destinado a garantizar “el respeto de los derechos humanos, el Estado de derecho y las normas jurídicas democráticas en el uso de los sistemas de Inteligencia Artificial. El documento promueve la adopción responsable de la tecnología al tiempo que ofrece un marco jurídico que considera los riesgos que podría ocasionar su implementación.

El tratado entiende como sistema de Inteligencia Artificial aquel “basado en una máquina que, para objetivos explícitos o implícitos, infiere, a partir de los datos que recibe, cómo generar resultados tales como predicciones, contenidos, recomendaciones o decisiones que puedan influir en las condiciones físicas o entornos virtuales. Los diferentes sistemas de Inteligencia Artificial varían en sus niveles de autonomía y adaptabilidad después del despliegue”.

El convenio es resultado de dos años de trabajo del Comité sobre IA, que reunió para la redacción del tratado a los 46 miembros del Consejo de Europa, la Unión Europea y 11 Estados no miembros: Argentina, Australia, Canadá, Costa Rica, Estados Unidos, Israel, Japón, México, Perú, la Santa Sede y Uruguay. También participaron como observadores representantes del sector privado, la sociedad civil y el mundo académico.

También lee: Nuevo Código Civil de Brasil incluye derechos digitales hasta después de la muerte

“Es el primer tratado mundial de este tipo que garantizará que la Inteligencia Artificial respete los derechos de las personas. Es una respuesta a la necesidad de una norma jurídica internacional, respaldada por Estados de distintos continentes, para aprovechar los beneficios de la Inteligencia Artificial, a la vez que se mitigan sus riesgos. Pretendemos garantizar un uso responsable de la IA que respete los derechos humanos, el Estado de derecho y la democracia”, dijo la secretaria general del Consejo de Europa, Marija Pejčinović.

Las partes deberán, por ejemplo, adoptar medidas para identificar, evaluar y prevenir posibles riesgos y analizar respuestas como la prohibición cuando los riesgos puedan resultar incompatibles con normas de derechos humanos. La adhesión contempla dos formatos de cumplimiento: sus participantes pueden escoger por quedar obligados directamente por las disposiciones o bien adoptar medidas para cumplir con ellas.

También queda entre las obligaciones de los firmantes el garantizar la disponibilidad de recursos legales para víctimas de violaciones de derechos humanos relacionados con sistemas IA. En tanto, tendrán que establecer un mecanismo de supervisión independiente para vigilar que se cumple con el convenio, el cual estará abierto para nuevos participantes en una conferencia que se desarrollará en Lituania el próximo 5 de septiembre.

El tratado está disponible para su lectura, aquí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies