Colombia | Productos y servicios financieros personalizados son claves para aumentar la bancarización en el país: BDO

Acis

En el Plan Nacional de Desarrollo -que se está discutiendo en este momento- hay un punto a favor de aumentar el índice nacional de bancarización (del total de los adultos que pueden acceder a un producto financiero, 87,1% está incluido en el sistema): “el esquema de datos abiertos”. Este está propuesto en el artículo 71 del documento que tiene el propósito de promover la competencia y la innovación “para la inclusión financiera y crediticia”.  

Víctor Ramírez, socio de Audit de BDO en Colombia, explica cuáles son las ventajas de este modelo y comentó que Colombia es el tercer país de Latinoamérica con más avances en la materia. 

  1. ¿Cómo define Open Banking?

Open Banking o banca abierta es un modelo en el que los clientes de las compañías financieras (bancos, comisionistas de bolsa, establecimientos de crédito, sociedades fiduciarias, Fintech y demás) autorizan compartir su información financiera de forma digital y segura con otras compañías del mismo sector. 

Lo anterior da vía libre a la creación de nuevos productos personalizados, servicios descentralizados, agilizar procesos y facilitar el uso y acceso a la banca misma, a través de una interfaz de Programación de Aplicaciones en abierta – API, que son aplicaciones o programas que facilitan y brindan mayor seguridad en el intercambio de datos.

  1. ¿Qué avances se registran en Colombia?

A nivel latinoamericano, México, Brasil y Colombia han incursionado en la modelación del Open Banking, Open Finance o Banca Abierta. Colombia sería el tercer país de la región, después de Brasil y México, con mayores avances en el establecimiento de una regulación en Open Finance.

Cabe destacar que las entidades financieras se encuentran en un proceso de adaptación continua por la constante innovación que se da en sus modelos de negocios y las demandas elevadas de los consumidores financieros. Por lo anterior, países como Reino Unido y Australia se han inclinado por tener un modelo de adopción obligatoria, Hong-Kong y Singapur, voluntaria, y Estados Unidos, bajo unos estándares definidos por las mismas instituciones financieras. 

Consulta más información aquí.