Colombia | Los datos abiertos: “Una pieza fundamental para el éxito de los emprendedores”

El Espectador

Entregamos datos en las redes sociales, en todas las aplicaciones de transporte, en la que rentamos habitaciones, en las que pedimos comida; también dejamos datos en la tienda donde compramos ropa, en la más reciente votación, cuando pagamos los servicios públicos por internet, cuando pasamos por migración y nos capturan la imagen de nuestros ojos, cuando entramos a un edificio privado y nos piden poner la huella, cuando hacemos una transferencia bancaria o simplemente usamos Daviplata o Nequi para transferir el pago de los aguacates en el puesto de la calle.

Y, a gran escala, cuando pagamos impuestos, nos pagan el salario por medio de una cuenta de nómina, nos subimos a Transmilenio, estamos incluidos en una base de servicios de telefonía celular, usamos internet, entramos a un centro comercial, a un concierto, a un musical. Al final, todos vamos dejando datos y nos vamos volviendo un número más. Pero, ¿qué pasa con todos esos datos y qué se podría hacer con ellos cuando se habla de emprendimieto y, por supuesto, de vigilancia y control?

Lee más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies