Clip: Podemos ser el primero en otorgar un servicio financiero adicional a pagos

En los últimos 12 años, Clip ha evolucionado de ser una empresa de pagos a una plataforma más amplia de servicios financieros, entre los cuales los préstamos son su apuesta más reciente. Juan José Galnares considera que su posición, situada entre el efectivo y la banca tradicional, los coloca estratégicamente para ser el puente que une a las pequeñas y medianas empresas (pymes) con el crédito formal.

Clip ha diversificado su oferta de productos más allá de las terminales a una veintena de servicios, entre los que se encuentran, además de las recargas telefónicas, los links de pago y de negocio, el pago de servicios y los préstamos, su incorporación más reciente.

“Creemos que estamos posicionados estratégicamente para poder ser el primero que otorga algún servicio adicional a pagos en el mundo financiero”, cuenta Juan José Galnares, presidente de Clip, en entrevista con DPL News.

Galnares lo atribuye a que Clip “sigue siendo bueno en traer y dar acceso a este tipo de consumidores”, además de saber “cómo cuidar y manejar el servicio”.

Democratización de los pagos y otros servicios financieros

Clip nació en 2012, previo a la reforma financiera que le dio figura jurídica a los agregadores. En estos 12 años, coloreó de naranja la república mexicana.

“Seguimos siendo la compañía que hace este acceso y democratización a pagos”, recalca Galnares, quien cita que hoy, para alrededor del 60 al 70 por ciento de sus clientes, es la primera vez que aceptan un pago digital, tras venir de niveles de 85 a 90, cuando el mercado aún no estaba tan diversificado.

Clip: entre el efectivo y la banca

Galnares explica que Clip se encuentra a la mitad, en el medio, entre las opciones de estos usuarios: “Quizás la alternativa era o banca, que estaban muy lejos y muy subatendidos o inaccesible, o el efectivo”, puntualiza.

Con los créditos, según el ejecutivo, ocurre lo mismo: un comercio pequeño o una persona con una actividad comercial tiene básicamente dos alternativas: los préstamos locales, como tandas o el que presta a tasas de interés es muy altos, y el mundo formalizado de la banca, donde debes de tener colaterales, documentos, papeles y estar bancarizado, donde te prestan basado en la historia de tu compañía en los flujos.

Según la Radiografía del Emprendimiento en México 2023, un 58.6 por ciento de las empresas recurrió a créditos o préstamos durante sus primeros tres años de operación. Las principales fuentes de financiamiento fueron los recursos propios y de los socios (54.4%), los bancos (30.2%) y familiares y amigos (27%).

De acuerdo con el Panorama Anual de Inclusión Financiera 2023, de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), al cierre de 2022 se registraron 465 mil créditos para el sector de las pequeñas y medianas empresas (pymes), lo que exhibe que aún hay brecha de financiamiento en este segmento.

“¿Cómo puedo acceder de manera sencilla a un crédito cuando tengo un historial de ventas, de transaccionalidad, un negocio andando o cierta actividad? ¿Dónde quedó yo como pyme que tengo un negocio rentable, que tiene flujos, un negocio legítimo? Nosotros estamos haciendo ese mismo puente y es donde vemos ese valor”, explica Galnares.

Más de una tercera parte (35%) de las 650 mil empresas que se crearon en México entre 2022 y 2023 lidiaron con la falta de acceso a crédito, apoyos fiscales y sobrerregulación, por lo que 68 mil 250 terminaron cerrando, según estimaciones de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur).

“Nuestra propuesta de valor está en esa misma necesidad que sigue habiendo en México, donde hay una subbancarización, una subatención de servicios financieros y donde también necesitas una educación financiera”, agrega.

“El préstamo es individual y cada uno tiene un perfil de riesgo y características y necesidades distintas”, aclara, no obstante. Los préstamos de Clip son por invitación y no por una solicitud proactiva de los comercios. Según la empresa, no requieren aval ni consultan buró de crédito y, entre los requisitos, se encuentran: realizar al menos tres transacciones a la semana, al menos 4 mil pesos mensuales y haber transaccionado como mínimo cuatro meses.

Un futuro… ¿sin efectivo?

“Por lo que falta, [la oportunidad] todavía es tan grande en México y tenemos una posición privilegiada”, Entonces creo que lo que tenemos que hacer es seguir empujando”, asevera el presidente de Clip.

En México, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), 32 por ciento de la población adulta realiza pagos digitales y otro 19 por ciento querría hacerlo, pero no puede.

“Además de la regulación, se requieren muchos jugadores y todo un conjunto de compañías y esfuerzos para lograr cambiar, pues un país, no pasa de la noche a la mañana que acabas quitándole el efectivo”, ahonda.

Datos del Banco de México (Banxico) muestran que entre 90 y 93 por ciento de la población adulta acostumbra a usar efectivo en sus gastos cotidianos. Con 38 por ciento, es uno de los 12 países donde fue el principal método de pago en las transacciones en puntos de venta (POS) físicos en 2023 y, con una proyección del 34 por ciento, se estima que para 2027 sea uno de los últimos cinco mercados donde ‘siga siendo el rey’, según The Global Payments Report 2024, de Worldpay.

Relacionado: Efectivo y baja alfabetización digital, enemigos de los pagos digitales

México, por lo tanto, será uno de los últimos países del mundo que dejará de usar efectivo, si es que eso ocurre alguna vez. “El efectivo sigue teniendo usos muy prácticos, es casi imposible eliminarlo. En una región como Latinoamérica no creo que lo logremos eliminar, o por lo menos, la historia no lo dice”.

“Entonces va a ser una combinación. Yo creo que en México verás una disminución muy grande en el uso de efectivo, pero los pagos digitales serán un complemento, por lo menos en los próximos cinco a diez años”, afirma.

Combinación de medios de pago

Esa es la gran oportunidad que vislumbra Clip para seguir creciendo en el país. “Lo que nos hace falta es mayor velocidad”, enfatiza Galnares.

“México es un país que, por más que tenga muchas tarjetas, nos ha costado mucho trabajo en que tengan esta tecnología de sin contacto”; advierte, y señala que el país ha tardado media década en comenzar la transición a tarjetas contactless.

“Nosotros somos la base instalada que acepta sin contacto más grande en el país desde hace años. Nuestra base instalada es contactless, lo que nos hace falta ahora es que las tarjetas empiecen a llegar y se empiecen a generar los casos de uso, como lo ves en otros países”.

Entrevista: Conekta: democratizar el comercio electrónico con el efectivo en México

México está clasificado como un mercado ‘inmaduro’ en la adopción de la tecnología contactless en los pagos, según Payments and Commerce Market Intelligence (PCMI).

“Creo que México las carreteras las tiene, lo que hace falta es la velocidad. Nos cuesta y vamos más lento que los demás, pero yo siento que la dirección es la correcta y nos va a ayudar mucho la demografía: el hecho de que la mayoría de los mexicanos tenga menos de 35 años, tenga un celular. Eventualmente habrá un punto de inflexión en el cual los pagos digitales van a empezar a crecer; nosotros lo que estamos haciendo es empujando para que eso suceda lo antes y de la mayor magnitud posible”, finaliza.

La salida: ¿pública o privada?

“Obviamente creemos que, al final, el camino natural en compañías como la nuestra es que debe haber alguna salida”, responde Juan José Galnares a la pregunta sobre si Clip tiene contemplado salir a los mercados públicos en el mediano plazo. “Hay tres caminos: puede ser una salida a bolsa pública, puede ser una salida privada o puede ser seguir como estamos hoy”, agrega.

“Una alternativa, dentro de varias, es el mercado público. Puede ser un gran evento y puede ser la siguiente etapa de la compañía. Llevamos dos años y medio sin que haya ninguna salida a bolsa significativa. No hay una velocidad, no hay mucho dinamismo en los mercados públicos, entonces eso no depende de nosotros”, explica.

En mayo de 2022, el fundador y CEO Adolfo Babatz le dijo a Bloomberg que Clip estaba considerando salir a bolsa en Estados Unidos, aunque advirtió que las ofertas públicas iniciales (OPI) de unicornios mexicanos se retrasarían dos años. Un año después, en 2023, Babatz afirmó a DPL News que no planeaban ‘un evento próximamente’, ya que no tenían necesidades de capital y los mercados habían estado muy complicados. 

“Lo que sí depende de nosotros es hacer una compañía, como la estamos haciendo y trabajando, para que esté lista en el momento en el que los mercados decidan y tengamos una alternativa. Lo único que podemos controlar es administrar bien la empresa, trabajar y ser dueños de nuestro destino, lo externo no lo controlamos”, concluye, por su parte, Juan José Galnares.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies